La Selección aterriza en Austria metida en dudas

Eurocopa 2008 | España

La Selección aterriza en Austria metida en dudas

La Selección aterriza en Austria metida en dudas

Caluroso recibimiento a España en los Alpes tiroleses

España fue la última Selección en aparecer por Austria y aunque lo hizo con algunas dudas futbolísticas no despejadas en los amistosos contra Perú y Estados Unidos, confía en acabar de una vez con eso de los gafes y las maldiciones históricas y coger el vuelo de regreso a casa también la última, un día después de la final del 29... "Nos volvemos el 30", llegó a correr los primeros días por los pasillos de la concentración de Las Rozas, pero esa correa de uso interno de transmisión de moral entre todos me da que se ha rebajado un poquito, aunque hay que tener fe en la calidad de estos jugadores. Pero se aterrizó en Innsbruck sin que el equipo proyecte atrás sensación de seguridad por el centro, sin que los talentos de la Premier acaben de encajar y con la duda de quién hará de Albelda.

Ajenos a todo este debate futbolero de la Roja, el recibimiento de la gente de esta majestuosa zona de los Alpes austríacos a la Selección fue calurosísimo, digno de ser correspondido por todo lo alto y con el mismo cariño. España se ha vestido ya de tirolesa en la ciudad de 'Neustift am Stubaitai', que significa algo así como "tiza nueva en la habitación tirolesa". Un enclave bellísimo rodeado de montañas cuyas cumbres adquieren la forma de tizas nuevas nada más caer las primeras nieves. Aunque ayer lo que cayeron fueron una gotas de lluvia que amenazan con acompañar desde hoy los primeros entrenamientos de Luis.

Baile en la plaza. Había advertido el colega Espina en estas páginas que el aterrizaje en Innsbruck es uno de los más complicados de Europa, pero el comandante Luis Santamarta espantó cualquier nubarrón por ahí. Perfecto, como la bienvenida a pie de escalerilla de las autoridades y ya más efusivo y colorista las del alcalde de la ciudad de Neustift y sus ciudadanos. Hubo música y baile en la plaza del pueblo y luego el equipo se trasladó a su centro de concentración, el hotel Milderer, en el autobús con el siguiente lema: "Pase lo que pase, siempre España". Que pase España... de cuartos y que volvamos todos el 30.