LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Premier League
Serie A
Bundesliga
Liga Argentina
Liga Portuguesa
Euroliga
Darussafaka DAR

-

Fenerbahce FNB

-

Zalgiris ZAL

-

Buducnost Voli BUD

-

Panathinaikos PAN

-

Khimki Moscú KHI

-

Copa Libertadores
Liga Holandesa
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Heracles Heracles HCL

-

Liga Belga
Gent Gent GNT

-

Standard Standard SDL

-

Liga Rumana
ACS Sepsi ACS Sepsi SEP

-

Viitorul Viitorul VTR

-

Liga Turca
Caykur Rizespor Caykur Rizespor RIZ

-

Yeni Malatyaspor Yeni Malatyaspor YEN

-

Göztepe Göztepe GÖZ

-

Trabzonspor Trabzonspor TBZ

-

NBA
Golden State Warriors GSW

-

Sacramento Kings SAC

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Houston Rockets HOU

-

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

106

Miami Heat MIA

102

FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

111

Phoenix Suns PHX

98

FINALIZADO
Brooklyn Nets BKN

99

Portland Trail Blazers POR

113

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

98

Boston Celtics BOS

97

Liga Chilena
Clasificación Mundial - Europa
Turquía TUR

-

Eslovenia ESL

-

Ucrania UCR

-

Montenegro MON

-

Croacia CRO

-

Polonia POL

-

Holanda HOL

-

Lituania LIT

-

Italia ITA

-

Hungría HUN

-

"Navas está en una forma deportiva óptima para ir a la Selección; depende de él"

Miguel Morilla

"Navas está en una forma deportiva óptima para ir a la Selección; depende de él"

"Navas está en una forma deportiva óptima para ir a la Selección; depende de él"

Miguel Morilla (La Puebla de Cazalla, 1958) es el director del equipo de psicólogos del Sevilla que atiende desde benjamines a jugadores de la primera plantilla.

Dice su currículo que es usted licenciado en Psicología, profesor de la Universidad Pablo Olavide, entrenador nacional de fútbol y de atletismo. ¿Su día tiene veinticuatro horas o cuarenta?

¡Trato de organizarme, ja, ja!

Un equipo de once psicólogos trabaja en Nervión. Cuéntenos.

El equipo lo formamos once psicólogos y dos educadores, pues nos ocupamos también de los chavales que no son de Sevilla y que viven aqu actualmente los acogemos en el Centro de Alto Rendimiento de La Cartuja. Los educadores están todo el día con ellos, les ayudan en los estudios y les ofrecen orientación personal y psicológica. Y sí, la tarea empieza con los más pequeños y llega hasta los futbolistas del primer equipo.

¿De cuántos jugadores hablamos?

De 400 y seguimos creciendo. Cada vez hay más equipos, más jugadores y más psicólogos. La cobertura alcanza al triángulo deportivo que forman técnicos, deportistas y los padres de los chavales.

La tarea empezó en la temporada 1998-99, son ya ocho años.

En efecto. El equipo estaba entonces en Segunda División y fue una idea nuestra apoyada por Ramón Orellana, preparador físico del primer equipo, que nos pidió un proyecto de trabajo psicológico. El club vivía un momento complicado en lo deportivo y estaba inmerso también en una crisis económica muy importante. Pero les gustó la idea y decidieron contar con nosotros y hasta hoy. Empezamos con el presidente Carrión, continuamos con Alés y seguimos con Del Nido, que es nuestro gran valedor, pues nos apoya en todo y jamás tiene un no para nuestras iniciativas.

Presumen ustedes de desarrollar un programa escolar único en el mundo.

Así es. El club está presente en un gran número de centros de enseñanza donde impartimos charlas sobre valores como la salud, la práctica deportiva o la buena alimentación, organizamos concursos de dibujo y redacción Nos acompañan técnicos y jugadores del primer equipo y del filial y hemos llegado ya a diez mil escolares de Sevilla y provincia. Y desde este año visitamos los colegios españoles de las ciudades extranjeras donde el equipo juega competición europea. ¡Y hacemos una gran campaña pro Sevilla, claro! Además de colaborar en la formación de los chavales convertimos a muchos niños al sevillismo.

¿Y los niños béticos, qué hacen Miguel?

Se interesan, se hacen fotos con los jugadores y con el presidente cuando acuden a visitar los colegios.

Leí en cierta ocasión que cuando empezó su tarea apenas había estudiantes en el Sevilla B y ahora la mayoría estudian y con excelentes resultados.

El entrenamiento psicológico debe de ir de la mano del físico, del táctico; si se olvida, algo falla, seguro. Y sí, uno de los aspectos en los que más hemos mejorado es el de la escolarización de los jóvenes, de manera que se ha frenado el fracaso escolar en el Sevilla. Ahora tenemos mucho universitario, la carrera de Ciencias de la Actividad Física y Deporte es una de las preferidas. Crespo, el último jugador de la base en llegar al primer equipo o Juan Martín, portero del filial, son un par de ejemplos.

De Crespo se hablan maravillas y no sólo en lo meramente futbolístico.

Es modélico, sí. Buen estudiante, educado, con un gran autocontrol y mucha inteligencia emocional. Mejorar esta inteligencia se marcó como proyecto en las empresas, a través de un proyecto del periodista y psiquiatra Daniel Goleman y nosotros lo trasladamos al mundo del fútbol. Se trata de desarrollar una capacidad que nos lleva a conocernos mejor, a empatizar mejor con nuestros semejantes, a un mejor autocontrol, a potenciar las habilidades sociales. Lo trabajamos desde los benjamines con el objetivo de que desarrollen todas esas facetas psicológicas y las apliquen al mundo del fútbol. La marcha de un equipo depende de cómo sea en lo emocional. No hay equipo campeón sin un buen trabajo en ese campo.

Un equipo es un estado de ánimo, dice Relaño.

En efecto. Y le añadiría yo: un estado de ánimo bien llevado.

Ya.

El autocontrol en el jugador y el manejo de las habilidades sociales son clave en la vida personal y profesional de un individuo. También en las de los entrenadores. Un técnico con un buen autocontrol será más brillante en la competición y mucho más si maneja bien las habilidades sociales.

Desde la distancia, ¿diría usted que Schuster necesita un psicólogo? El Real Madrid se interesa por el de Hamilton, Kerry Spackman.

No conozco a Kerry Spackman, pero el Real Madrid tiene un buen gabinete de psicólogos que dirige José María Buceta. ¿La presión de dirigir al Madrid? Está claro que eso es lo que más condiciona a un entrenador de fútbol.

No es lo mismo el Bernabéu que Getafe.

Sí, supuso para Schuester un cambio importante, tanto de club como en lo personal; me hago cargo. El estrés y la presión no son iguales en un club grande que en otro que lo es menos. Por ejemplo, con los periodistas con los que el técnico está condenado a entenderse. Empatizando, claro. A todos nos conviene la empatía, ponerse en el papel del otro En el Sevilla también hay presión y estrés porque es cada día más grande.

¿Qué jugadores del Sevilla se han beneficiado especialmente del trabajo de ustedes?

Reyes, Sergio Ramos, Baptista, Antoñito, Gallardo... Y ahora, pues todos... No se trata de trabajar sólo a nivel mental con ellos sino de ofrecerles el manejo de las habilidades sociales; si en eso fallan tendrán más complicado vivir en este mundo. El Sevilla tiene la gran ventaja de contar con un magnífico coordinador de base en Pablo Blanco, una dirección deportiva ejemplar en Monchi, un Consejo de Administración que considera fundamental que la formación deportiva sea paralela a la humana en todos los equipos del club.

¿Y el papel de los padres?

A Primera División llega el siete u ocho por ciento de los chicos de la cantera, luego debemos trabajar también por el noventa y tantos por ciento que no lo hará. Lo primero es la persona, su formación humana, académica: los libros son tan importantes como el bal ellos llegan a una escuela de fútbol de elite, pero el fútbol no puede ser el chocolate del loro para un niño. Hasta juveniles, la orientación es más formativa; a partir de ahí prima lo deportivo, pero buscando siempre la formación integral del individuo. No hay campeón sin equilibrio emocional, eso es básico. La inteligencia emocional debería ser una asignatura obligatoria en la escuela.

En la elite, sin duda.

Tanto para el jugador como para el entrenador. Autocontrol, saber estar contigo mismo, con el adversario, con el árbitro En la máxima competición eso debe cuidarse al máximo. Un técnico al que le falla el autocontrol no tomará decisiones correctas. Con los chavales empezamos trabajando con unos cuadernos que desarrollan en la Ciudad Deportiva y en sus casas buscando que se conozcan mejor, que se definan Un taller les obliga a fijarse en un jugador del primer equipo y se les pide que intenten detectar virtudes que tienen y cómo las podrían trabajar ellos mismos.

¿Cómo cree que vivió Juande Ramos su proceso de marcha a Inglaterra?

Tuvo que se complicado para él. La disyuntiva era continuar aquí con la comodidad de la continuidad o irse aceptando lo que le ofrecían, que por lo visto era mucho dinero. Fue una situación difícil para él, pero más para nosotros que perdíamos un técnico importante, una continuidad en el trabajo. Afortunadamente está Manolo Jiménez, empapado de la filosofía del club. Creemos firmemente en él, también el aficionado, el Consejo de administración. Lo ha sido todo en el sevillismo y lo va a demostrar también como entrenador. Me gusta la gente de la casa, la que sabe cómo funcionamos.

No debe ser fácil poner de acuerdo a un señor de Mali, un danés, un ruso y otro de Dos Hermanas. ¿O sí?

A mí me gustaría que todos fuesen de la casa, pero el club tiene muy claro que si le llega una oferta irrechazable por un chico de los nuestros, lo vende. El paso posterior quizá es fichar fuera, pero la secretaría técnica del club asegura que quien llegue lo hará con unas condiciones personales que le permitirán no sentirse extraño a los cuatro días y convertirse en uno más. El equipo está muy mentalizado respecto a lo que es y a dónde va. Parte del triunfo del Sevilla es de Joaquín Caparrós, que construyó un equipo desde cero y le dio una mentalidad competitiva, ganadora. El tiempo dio paso a un bloque muy fuerte; el que llega de fuera se llena rápidamente de esa mentalidad ganadora que tiene no sólo el vestuario sino toda la institución. Aquí, todo el que llega suma.

¿La muerte de Antonio se supera o se soporta?

Se soporta más que se supera. Era un abanderado nuestro, un canterano, un gran sevillista, una persona muy jovial, amigo de todos, el primero que se ofrecía en el programa escolar Hay que hacer de tripas corazón y seguir adelante con su recuerdo y su ejemplo. El equipo demostró una fortaleza enorme y lo está superando; Antonio era la alegría del vestuario.

¿Cómo está el gran Jesús Navas?

Es un chaval muy especial, atípico, nada al uso. No le interesa tanto el dinero, la fama, los halagos. Quiere jugar al fútbol y disfruta con ello. Y no le gustan muchas cosas que rodean a este deporte. Está muy bien ahora, la verdad.

¿Lo veremos pronto en la Selección?

Acordamos que la decisión será suya. Está en una situación deportiva óptima para tomarla en positivo, él dirá. Jesús tiene que romper y lo hará porque vale mucho más de lo que vemos ahora.