Competición
  • Euroliga
  • Clasificación Eurocopa
  • Final ATP World Tour
  • Copa Argentina
Euroliga
EN JUEGO
Olympiacos OLY

66

Zalgiris ZAL

61

FINALIZADO
CSKA CSK

88

Fenerbahce FNB

70

FINALIZADO
Estrella Roja RED

72

Asvel Villeurbanne AVI

74

Final ATP World Tour
EN JUEGO
daniil_medvedev Daniil Medvedev Daniil Medvedev
4 4
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
6 4
Copa Argentina
FINALIZADO
River Plate River Plate RP

2

Estudiantes Caseros Estudiantes Caseros CAE

0

¡Vivan España y el Espanyol!

Eurocopa 2008 | Dinamarca 1 - España 3

¡Vivan España y el Espanyol!

¡Vivan España y el Espanyol!

A Morten Olsen, el seleccionador danés, lo miramos raro cuando dijo aquello de que España es el Brasil de Europa. Visto lo de ayer, no va desencaminado. La primera parte de la Selección fue brasileña. Pero del Brasil de antes, ¿eh? El segundo tanto, 28 toques durante un minuto y trece segundos de paciencia y calidad, lo firmaría Jorginho, pero lo marcó Sergio Ramos. ¡La tocaron todos menos Casillas y Albelda! Del partido de Tamudo hablaremos luego.

Porque la noticia jubilosa es que España toda, desde el portero madrileño al ariete catalán, supo hacer frente en bloque a la infinita presión de este partido con Dinamarca y ofreció ratos largos de aquel excelente fútbol con que abrió el Mundial ante Ucrania (4-0) y que no habíamos vuelto a ver. ¿Qué por qué no juegan siempre así o parecido? El fútbol tiene su misterio, oigan.

Muchas veces, como la vida misma, lo complicamos nosotros, pobres mortales. Pero que aquí hay futbolistas para llamar de tú a cualquier selección del mundo, eso no admite discusión. Si hacía falta que se lo creyeran, el juego y el triunfo de anoche debe suponerles como una inmersión en el gran jacuzzi de la autoconfianza. Hay futbolistas. Muchos. Ahí está Riera. Faltan resultados. De momento, la primera final de la Eurocopa la ganaron Luis Aragonés y su gente. ¡Perseveremos hacia la segunda, la buena! ¡Ah! Y a Luis, lo que es de Luis: impecable planteamiento, magnífica dirección. A ver si con esto se le espantan fantasmas

Y, bueno, la gran noche española tuvo acento españolista. Por primera vez desde el 78, la Selección juntó a tres jugadores pericos. Tamudo empezó marcando el paso. Paqui, su madre, pensó plantar ajos pero no lo hizo. Ella, como los que le seguimos desde que hace diez años debutó en Primera División, sabemos que estos partidos en el alambre la van. Que puedes contar con él en todas las zonas del campo. Datos: a los dos minutos le sacó tarjeta a Jensen, defendiendo. Más tarde abrió el marcador y le hizo a Sergio la pared final para el 0-2. Y cuando los daneses habían acortado, un tiro suyo tropezó en un defensa y le llegó a Riera para que marcara un golazo con esa zurda que Dios le ha dado. ¡Tremendos los de Manacor, Rafa Nadal, Riera, que juegan bien con las manos y con los pies! Como homenaje a la aportación blanquiazul, Luis le dio minutos a Luis García. Europa les debía una desde aquella final de Glasgow con el Sevilla: anoche se cobraron la factura. Con creces.

Posesión de balón.

El guión del partido respondió al que servidor de ustedes esperaba. Dinamarca necesitaba ganar, pero sabiéndose inferior salió a verlas venir. España se frotó las manos. Agarró la pelota y empezó a tocar. No hay mejor receta para acabar ganando: tenerla tú y que el rival mire, corra y se desespere. Iniesta no juega en el Espanyol, pero podría hacerlo, ¡je, je! Muchas veces hemos escuchado que a la Selección le ha faltado un líder, un futbolista tipo Zidane que lleve al equipo hacia las grandes conquistas.

Andrés puede ser el hombre. Tiene todo para serlo. Para, templa, manda, sabe elegir siempre la mejor opción, es tan pequeño como veloz. Un centro suyo a la espalda de los defensas lo aprovechó Tamudo para abrir el marcador, su quinto tanto en diez partidos. Que haya sido tan pocas veces internacional y llevara dos años, ¡dos!, sin aparecer por una convocatoria, es pecado. Entre otras virtudes propias del fútbol moderno, tiene una definitiva: el tanto que abre el marcador o el que da la victoria acostumbran a llevar su firma. Pocas veces ha marcado el cuarto de la tarde.

Su diana convenció a España de que estaba en el buen camino. Tocar, tocar y esperar. Técnicamente hay un abismo con el rival, que acabó siendo el mismo chollo danés para España de toda la vida. La cosa tuvo minutos de baile porque atrás el equipo sólo sufría en los balonazos a balón parado del adversario. Pero el toque-toque entre Joaquín, Cesc, Xavi (OK los dos y Albiol en su estreno) e Iniesta, y la proyección de los laterales, alcanzaron momentos de fabulosa exhibición. Por cierto que la nueva defensa funcionó y Marchena estuvo bien atrás y cuando se adelantó tras la salida de Albelda. El 0-1 nos sabía a poco cuando entre todos fabricaron el 0-2, un monumento al buen gusto de principio a fin.

La mitad larga del trabajo estaba hecho. Agobiados Poulsen y compañía, a Dinamarca la animó el delantero gigantón Bendtner. Rondaron el gol, pero ahí estaba Iker. Y donde una vez no llegó, lo hizo el palo.

España sufrió algo porque perdió la pelota y Tomasson acertó cerca del final. Un chispazo, pero faltaba el mayor: el tirazo de Riera para un 1-3 fabuloso que sitúa a la Selección a las puertas de la fase final. ¡Así, sí, amigos! Insistan en ello por nuestra gente, que bien lo merece tras tanta penuria. ¡Créanselo, carallo!