Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

Benítez y Mourinho, dos perfectos estrategas defensivos

Liga de Campeones | Liverpool 0 - Chelsea 0

Benítez y Mourinho, dos perfectos estrategas defensivos

Benítez y Mourinho, dos perfectos estrategas defensivos

REUTERS

Defensa y vibrante resultó ser el encuentro entre Liverpool y Chelsea. El empate final hace justicia a los méritos realizados por ambos conjuntos. El principal objetivo establecidos por los técnicos se cumplió: no encajar goles. Luego, en ataque nada de nada. Los delanteros nunca sobresalieron ante los defensas.

Alta tensión. Había cuentas pendientes. El polémico gol de la semifinal de la pasada edición aún habitaba en la memoria de Mourinho. El Chelsea sucumbía ante un gol polémico de Luis García. Meses después, llegaba el momento para saldar las deudas, para redimirse en Anfield. Sin embargo, las tácticas defensivas y conservadores de ambos conjuntos maniataron a los delanteros. Ambos conjuntos sólo mostraron defensa, lucha y más defensa.

Empate en el marcador y empate a los puntos. Ningún equipo hizo más méritos que el rival. La igualdad fue máxima. Las férreas defensas maniataron a los delanteros. Las tácticas diseñadas por Mourinho y Benítez son exitosas desde el punto de vista defensivo pero son una condena para el espectador. Retaguardia bien centrada, cerrando todos los espacios, replegándose ordenadamente, luchando hasta la extenuación… Todo perfecto. El problema, los delanteros sufren. Los arietes deben pelearse con una multitud de fornidos centrales, no encuentran las posiciones idóneas para buscar el gol y todo repercute en el espectador. La afición no presencia goles y sólo una lucha de defensas. Así trascurrió todo el partido, aunque queda el consuelo del frenético ritmo que derrocharon ambos equipos a lo largo de los noventa minutos.

Escasas ocasiones

Las únicas señales de fútbol agradable, emocionante, llegaron en pequeñas dosis. Aquí es donde ganaron los ‘blues’; los ‘reds’ no tuvieron ocasiones. Cech pasó desapercibido. Sin embargo, el buen hacer de unos sufridos ariete londinenses se estrellaron con Reina. El meta español, que sigue siendo un seguro de vida, evitó los goles con dos paradas de mérito. La primera, ante Lampard en un lanzamiento de falta; la segunda, en una acción individual de Robben. Al menos, Mourinho se lleva el consuelo de equilibrar en errores arbitrales con el Liverpool. Unas clamorosas manos de Gallas en el área fueron obviadas por el árbitro. Al final, justo empate en un encuentro defensivo, aunque vibrante en cuanto al ritmo.