Mundial de Clubes
River Plate River Plate RP

-

TBC TBC

-

Serie A
Ligue 1
Euroliga
Anadolu Efes IST

-

Buducnost Voli BUD

-

Fenerbahce FNB

-

CSKA CSK

-

NBA
FINALIZADO
Detroit Pistons DET

104

Milwaukee Bucks MIL

107

FINALIZADO
New York Knicks NYK

110

Phoenix Suns PHX

128

FINALIZADO
Houston Rockets HOU

102

Utah Jazz UTA

97

FINALIZADO
Minnesota Timberwolves MIN

132

Sacramento Kings SAC

105

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

121

Chicago Bulls CHI

96

FINALIZADO
San Antonio Spurs SAS

123

Philadelphia 76ers PHI

96

FINALIZADO
Los Angeles Clippers LAC

127

Portland Trail Blazers POR

131

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

110

Memphis Grizzlies MEM

93

Eurocup
Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Cedevita Zagreb CED

-

Tofas Bursa TOF

-

BC Andorra AND

-

AS Monaco MON

-

Dolomiti Energia Trento TRE

-

Valencia VAL

-

El Arsenal gana la primera final de la Cup con penaltis

FA Cup | Arsenal 0 - Manchester United 0

El Arsenal gana la primera final de la Cup con penaltis

El Arsenal gana la primera final de la Cup con penaltis

ap photo

El United fue superior pero no marcó. Reyes, expulsado

La FA Cup vio ayer mancillada su inmaculada historia. Por primera vez en sus 125 ediciones una final de la Copa inglesa se decidió desde el punto de penalti, en una fatídica tanda. Y como suele pasar casi siempre, el que menos mereció la victoria, en este caso el Arsenal, derrotó al que desplegó un mejor juego pero que no aprovechó sus ocasiones, léase Manchester United. Los diablos rojos, ayer negros, pusieron el fútbol, la creatividad y un despliegue físico impresionante, pero se veía venir que no iban a ganar en los penaltis.

Porque Sir Alex Ferguson le pegó una bronca a Ryan Giggs para que lanzara uno en la tanda que casi hace llorar al galés, además del consecuente peinado nuevo y reluciente que le dejó el técnico con su secador de pelo. Giggs no tiró (con el corazón aún encogido por el broncazo), pero aún así se le vio menos el plumero que a Reyes, que en el último minuto de la prórroga le pegó una patada innecesaria a Cristiano Ronaldo para ver su segunda amarilla y así escaquearse.

Partidazo.

Pero dejando de lado la tanda, la final de la Cup no pudo dejar indiferente a nadie. Pese a que llovía (¿para qué demonios tiene techo el Millennium Stadium si cuando llueve no lo despliegan?) el partido fue trepidante, con un Cristiano Ronaldo y un Wayne Rooney soberbios (aunque el segundo casi más suelto con los insultos que con el balón) y con la réplica de un Senderos que sentó en el banquillo a Sol Campell y que dio una cátedra acelerada de cómo debe jugar un central.

El United acosó sin descanso a Lehmann, ayer muy seguro, pero el Arsenal contó con el poste (a remate de Rooney) y el larguero (tras un rebote en Ljungberg hacia su portería) como aliados. En la prórroga (la 15ª en las 125 finales coperas), los dos llegaron con la lengua fuera. Y en los penaltis, Scholes falló el suyo, Vieira marcó el decisivo y la Cup voló a Londres. Sorry, Glazer, pero this is football. O más bien soccer. Y del bueno de verdad.

Sir Alex Ferguson "Somos grandes por superar derrotas así­"

El Manchester United es un club grande porque ha demostrado tener tenacidad y coraje suficientes para superar derrotas como ésta. Es una adversidad importante, pero nos sobrepondremos. Cuando saltamos al campo ya sabíamos que podía pasar algo así, porque estamos acostumbrados al fútbol de eliminatorias. Merecimos más, pero así es el fútbol".

Arsene Wenger "Hemos luchado hasta no poder más"

El United ha jugado mejor durante muchas fases del partido, pero hemos luchado hasta no poder más. Habíamos ensayado penaltis durante la semana, pero no hemos marcado los cincos gracias a esos entrenamientos. Lo más importante en esos momentos es saber aislarse de los nervios y afortunadamente mis jugadores lo hicieron. Lo siento por el United".

Unidos contra Malcolm Glazer

La afición del Manchester United tiñó Cardiff de un solo color, el negro, que representaba por un día al luto por la compra de su club por el multimillonario Malcolm Glazer. Banderas norteamericanas, calaveras piratas (recordando a los Buccaneers), y añoranzas a Cantona y su patada voladora se pudieron ver en el Millennium Stadium. Mientras, algunos seguidores del Arsenal se chotearon de sus rivales vistiéndose... de Elvis Presley. Por cierto, que a la manifestación prepartido en contra de Glazer sólo acudieron cien aficionados del United de los 25.000 que viajaron a Cardiff.