Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A

Gaspart recibirá mañana a los socios disgustados

Primera | Barcelona

Gaspart recibirá mañana a los socios disgustados

Gaspart recibirá mañana a los socios disgustados

El acto será privado y no tendrán acceso los medios.

El presidente del Barcelona, Joan Gaspart, iniciará mañana la ronda de encuentros privados con asociados de la entidad que se sienten disgustados con la acción de gobierno del club.

Así lo anunció el presidente barcelonista hace unas semanas en un encuentro con los medios de comunicación, y así lo pondrá en práctica a partir de mañana, después de que poco más de una docena de asociados han pedido y conseguido tanda para expresar sus preocupaciones por el devenir de la entidad.

El Barcelona ha recibido numerosas llamadas de socios, aunque algunas de ellas fueron rechazadas o desviadas, debido a que las preocupaciones mostradas por algunos asociados podían ser abordadas con mayor diligencia por otros departamentos, que podían atender una mejora de ubicación en el estadio o informar con mayor precisión de cómo se podía vender productos con el logo de la entidad.

EL acto será privado

El acto será privado y no tendrán acceso los medios. Está previsto que Gaspart mantenga un cara a cara con el grupo seleccionado al que, presumiblemente, intentará convencer de que en la entidad catalana también se están haciendo bien las cosas, como recientemente aseguró que argumentaría.

El presidente barcelonista siempre se ha mostrado muy sensible a las críticas, especialmente las que partían desde la propia entidad, aunque el pasado lunes tuvo un desagradable encuentro por este mismo motivo.

Todo empezó en TV3

Fue en el transcurso de una entrevista en TV3, cuando al final del programa algunos socios que asistieron al programa pudieron expresar su opinión. De las nueve intervenciones, ocho fueron contundentes contra la política de Gaspart en el Barca.

El presidente del Barca, lejos de afrontar las discrepancias mostradas por los asociados, como así pretende acometer mañana en su despacho del Camp Nou, se molestó visiblemente y señaló que algunas de las intervenciones habían sido de mala educación, opinión que nadie en el plató compartió, incluidos los periodistas que conducían el programa, que así se lo hicieron ver.