EPIK

Historias

La asombrosa historia del hombre que convivió 72 horas con 72 serpientes para mostrar que no mordían si no eran atacadas

Neelam Kumar Khaire se enamoró de las serpientes a los 20 años, mientras trabajaba como gerente de una casa de vacaciones en Matheran, cerca de Bombay. Su hazaña marcó un récord Guinness.

La asombrosa historia del hombre que convivió 72 horas con 72 serpientes para mostrar que no mordían si no eran atacadas

El respetado herpetólogo indio Neelam Kumar Khaire tiene un historial muy interesante. En su juventud, este amante de los reptiles pasó 72 horas en un recinto con 72 serpientes venenosas como compañía. Demostró que las serpientes sólo muerden cuando son provocadas, y estableció un récord Guinness en el proceso.

La legendaria hazaña de Khaire se remonta a 1980, cuando el entonces recepcionista de 28 años de un hotel en Pune decidió desafiar el récord establecido por el sudafricano Peter Snyemaris, un año antes. Snyemaris había pasado 50 horas con 18 serpientes venenosas y seis semi-venenosas en Johannesburgo, Sudáfrica, pero Neelam creía que un indio merecía el récord mundial más, ya que la India era conocida como una tierra de serpientes. A pesar de la oposición de las autoridades locales, como la policía, que no lo tomaría en serio ni le permitiría llevar a cabo su plan, el 20 de enero de 1980, Neelam Kumar Khaire pisó un recinto de cristal con 72 serpientes venenosas.

Aquí lo podemos ver en el santuario de animales que tiene en la actualidad. Es decir, sobrevivió:

Neelam Kumar Khaire se enamoró de las serpientes a los 20 años, mientras trabajaba como gerente de una casa de vacaciones en Matheran, cerca de Bombay. Las serpientes eran visitantes frecuentes de ese lugar, y aunque los otros miembros del personal simplemente las mataban al verlas, él nunca pudo hacer lo mismo.

Neelam y las 72 serpientes (27 cobras monocelulares, 24 víboras Russell, nueve cobras binoceladas, ocho dracmas rayadas y cuatro serpientes comunes), se llevaron bien durante los tres días y noches en el recinto de cristal. El hombre serpiente de la India tenía que recogerlas de vez en cuando con suavidad para ponerlas en el suelo, si se ponían demasiado curiosas y empezaban a treparse a él, pero nunca fue mordido ni una sola vez.

Al final de las 72 horas, Neelam Kumar Khaire había demolido el antiguo récord y puso su nombre en el Libro Guinness de los Récords. Pero era sólo el comienzo de su aventura. La hazaña hizo realidad su plan de construir un parque de serpientes. En 1986, con la ayuda de la Corporación Municipal de Pune, creó el Parque de la Serpiente Katraj, que más tarde se conoció como el Parque Zoológico Rajiv Gandhi.

Neelam Kumar Khaire fue el primer indio en iniciar un orfanato de animales, y ha dedicado toda su vida a los animales. Ahora trata de inspirar a una nueva generación a respetar la naturaleza y el medio ambiente, y para ello fundó la Escuela de Medio Ambiente, Desarrollo Rural y Extensión de Uttara.