EPIK

Historia

'El Monstruo del mar Caspio': Así está el único Ekranoplano soviético que funcionó

Varado en una playa del Caspio descansa este extraño prototipo, mitad barco, mitad avión, con el que los soviéticos querían evitar la detección por radares durante la Guerra Fría.

'El Monstruo del mar Caspio': Así está el único Ekranoplano soviético que funcionó

Desarrollado durante la década de 1980 en la Rusia soviética, el ekranoplano MD-160 clase Lun, de aspecto futurista, había permanecido sin utilizar en una base naval rusa desde finales de los 90, pero ahora se ha encallado en las costas del Mar Caspio, como parte de un plan para convertirlo en una atracción turística en el océano.

¿Pero qué era este coloso bélico tan extraño? Conocido como el Monstruo del Mar Caspio, el gigantesco ekranoplano fue diseñado en 1975 por Rostislav Evgenievich, un prominente desarrollador de buques y vehículos soviético con el objetivo de construir un híbrido entre barco y avión que sirviera para eludir radares y trasladar gran cantidad de tropas, tanques y armas de un lado a otro.

El ekranoplano era una mole de más de 100 toneladas y 100 metros de largo que utilizaba un cojín de aire que le hacía 'levitar' sobre el agua a unos 3 metros de altura.

Fue construido como parte del programa soviético WIG, que se remontaba a la Guerra Fría de 1960, y el que ha quedado varado fue el único ekranoplano de clase Lun que se completó y equipó con misiles supersónicos.

El avión experimental recibió su apodo de la CIA. Cuando las fotos de un satélite espía revelaron este avión gigante con las letras "KM" estampado en las alas, lo llamaron Kaspian Monster, sin saber que las letras en realidad significaban Korabl-Maket (nave prototipo).

El MD-160 fue retirado a finales de los años 90 y desde entonces ha estado abandonado en una base naval rusa. El 31 de julio, el vehículo fue llevado bajo remolque para su traslado a Derbent, Daguestán, con planes de convertirse en una atracción turística como parte de un parque. Cuando llegó, las autoridades se dieron cuenta de que no había ningún lugar donde poner el avión gigante, que empequeñece a un jet 747.

Un prototipo que nunca funcionó bien

El ekranoplano, único en su género, ha estado varado en la costa del Mar Caspio desde agosto, a pesar de varios intentos de los lugareños de arrastrarlo a tierra firme a mano.

Parece que el monstruo del Mar Caspio ha sido abandonado una vez más, al menos por el momento, y existe la triste posibilidad de que sea hecho pedazos por las olas. Un trágico final para uno de los aviones más visualmente impresionantes jamás construidos que sin embargo nunca fue muy útil, ya que pese a alcanzar los 400 kilómetros por hora, si una corriente de aire lo sacaba de la horquilla de 3 metros sobre la que se debía mover, se volvía completamente inestable.