EPIK

Películas

Nueva polémica con ‘Guapis’ de Netflix: a juicio por pornografía infantil

El controvertido film dirigido por Maïmouna Doucouré continúa dando que hablar, en esta ocasión por “material obsceno y carente de valor artístico”.

Nueva polémica con ‘Guapis’ de Netflix: a juicio por pornografía infantil

Continúa la polémica en torno a ‘Guapis’, más conocida como ‘Cuties’, la controvertida película de Netflix dirigida por Maïmouna Doucouré y que está protagonizada por Fathia Youssouf Abdillahi. Desde antes de su estreno, la cinta de origen francés ya se encontraba envuelta en polémica debido a la fuerte sexualización de sus actrices, las cuales todas son menores de edad. De hecho, el cartel promocional de la película se convirtió en blanco de todas las críticas por la imagen que se daba de sus protagonistas.

Con las aguas mucho más calmadas, o eso creíamos, ‘Guapis’ vuelve a situarse bajo todos los focos tras la gran indignación generada en el público estadounidense. Tal ha sido la polémica que un jugado de Tyler (Texas) ha presentado cargos contra la plataforma por “exhibición lasciva” de los menores. Según publica el medio Variety, la acusación se ha formulado en virtud de una ley estatal vigente en Estados Unidos donde se prohíbe “la exhibición lasciva de los genitales o el área púbica de un niño sin ropa, parcialmente o completamente vestido”. Además, añaden que la película “no tiene ningún valor literario, artístico, político o científico serio”.

El fiscal del distrito de Tyler, Lucas Babin, tras realizar el visionado de ‘Guapis’, explica que “sabía que había una causa probable para creer que era un delito”. “Si ese material se distribuye a gran escala, ¿no sería necesario perseguirlo aún más?”, continúa diciendo en el comunicado emitido a varios medios locales.

Netflix responde a las acusaciones

La exitosa plataforma no ha querido mantenerse ajena a la polémica y muchísimo menos a las graves acusaciones. “’Guapis’ es una crónica social contra la sexualización de los niños. Estas acusaciones no tienen fundamento y apoyamos la película”, explican. La realizadora de la película también ha querido hacer frente a lo ocurrido alegando que “quería hacer una cinta con la esperanza de iniciar una conversación sobre la sexualización de los niños. La película ciertamente ha iniciado un debate, aunque no el que yo pretendía”.