EPIK

La isla de las tentaciones

Así fue el peligroso recorrido de Melyssa para llegar a la villa de los chicos

La participante de ‘La isla de las tentaciones’ se saltó las normas del concurso y accedió a Villa Montaña donde se encontraba su novio Tom.

Así fue el peligroso recorrido de Melyssa para llegar a la villa de los chicos

Melyssa Pinto es, sin duda, una de las grandes protagonistas de la segunda edición de ‘La isla de las tentaciones’. La joven concursante llegó a República Dominicana junto a su novio Tom para poner a prueba su relación de ocho meses. Sin embargo, la deslealtad no tardó en llegar cuando en menos de una semana, su pareja sucumbía a los encantos de una de las tentadoras de Villa Montaña, lugar donde pasan sus días los chicos. Sandra Barneda le mostró las imágenes del tonteo entre Tom y su tentadora, una situación que hizo enloquecer a catalana.

Tal fue el cabreo de la concursante, que no dudó en saltarse las normas del concurso y salir de Villa Playa para irrumpir en Villa Montaña para pedir explicaciones a Tom. En mitad de la noche, Melyssa lograba llegar hasta la mansión donde estaban los chicos al grito de “¡Tom Brusse eres un desgraciado!”. Una frase que ya forma parte de la historia de este programa junto al inolvidable “¡Estefaníaaaa!” de Christopher tras ver cómo su novia Fani se besaba con Rubén.

“Lo he visto todo, que lo sepas. Nunca más me vas a ver en tu vida. He visto como te lamían el cuello y como te tirabas encima de Sandra”, le decía Melyssa a su novio ante la atenta mirada del resto de concursantes que intentaban lidiar en la desagradable situación que estaban presenciando.

Y es que Melyssa no lo tuvo nada fácil para llegar hasta Villa Montaña en medio de la noche. Unos días después de la emisión de su hazaña, Telecinco da a conocer los pormenores del recorrido que hizo la concursante mientras se saltaba las normas del concurso, las cuales impiden que las parejas tengan contacto entre ellas durante su estadía en República Dominicana. Además, el tuitero @GusHernandezGH se anima a dar más detalles sobre la huida.

“Melyssa debió orientarse ella sola en mitad de la noche y recorrer 400 metros entre una casa y otra, atravesando un camino rodeado de vegetación y de palmeras, sin que nadie pudiera indicarla”, comienza explicando el Hernández. “Para ir de una villa a otra hay que hacer varios giros en distintas calles y pasar por casi una veintena de villas de similares características. Una vez en Villa Montaña hay que atravesar casi 3.000 metros cuadrados de jardín tropical”, continúa detallando. “La zona está llena de caminos que se internan en la selva y que van de unas villas a otras”.

¿Qué te parece?