EPIK

Pequeños héroes

Una rata es condecorada en Camboya tras encontrar decenas de minas antipersona

La pequeña rata fue entrenada para encontrar explosivos que siguen quedado en el país tras sus numerosos conflictos.

Una rata es condecorada en Camboya tras encontrar decenas de minas antipersona

Una rata en Camboya ha sido anunciada como un héroe y premiada por salvar vidas. De nombre Magawa, esta rata africana gigante, recibió una medalla de oro de la organización benéfica veterinaria británica People's Dispensary for Sick Animals (PDSA) por su labor de detección de minas terrestres que seguían ocultas y sin explotar en Camboya.

Décadas de conflicto han dejado al país del sudeste asiático plagado de millones de minas terrestres, artefactos explosivos sin detonar y otros restos explosivos de guerra que todavía matan o hieren a docenas de personas cada año.

Camboya, con la ayuda de otros países, ha pasado años limpiando lentamente la tierra de explosivos, pero es un trabajo difícil y peligroso. Y aquí es donde Magawa entra en juego.

Magawa fue capacitado por una organización no gubernamental llamada APOPO que, con sede en Tanzanía, entrena a ratas como Magawa para que detecten el olor de los productos químicos explosivos utilizados en las minas terrestres y los señalen a sus manipuladores.

Magawa pertenece a una especie más grande que la rata promedio, pero aún así es lo suficientemente liviana como para que nunca activara una mina terrestre al poserse sobre ella.

En siete años, ha descubierto 39 minas terrestres y 28 artefactos sin explotar, ayudando a limpiar más de 141.000 metros cuadrados de tierra, según la PDSA.

"Magawa es una rata héroe. Estamos encantados de celebrar su devoción por salvar vidas concediéndole la medalla de oro de la PDSA", dijo el Director General de PDSA, Jan McLouglin, en la presentación virtual de la medalla, que fue especialmente diseñada para que encajara en el arnés de trabajo de Magawa.

Las ratas gigantes de bolsa africanas son inteligentes y fáciles de entrenar. Magawa comenzó a ser entrenada desde una edad temprana, y "pasó todas sus pruebas con éxito" antes de ser desplegada en Camboya.

Se le ha entrenado para ignorar la chatarra que se encuentra por ahí, y hace señales a su manipulador cuando detecta la ubicación exacta de una mina terrestre. Es tan rápida en encontrar minas terrestres que puede limpiar un área del tamaño de una cancha de tenis en 30 minutos, algo que podría llevarle a un humano cuatro días usando un detector de metales.

Camboya tiene el mayor número de amputados per cápita del mundo, con 25.000 amputados relacionados con artefactos explosivos sin detonar. Desde la caída del brutal régimen de los Jemeres Rojos en 1979, Camboya ha registrado 64.840 bajas causadas por minas u otros explosivos, según la Autoridad de Camboya de Actividades relativas a las Minas y Asistencia a las Víctimas.