EPIK

GOT

El romance original de Jon Snow en 'Juego de Tronos' iba a ser otro incluso más raro

Olvidemos a Daenerys. El amor de Jon Snow en la serie iba a ser incluso más extraño que el particular incesto del final de la serie.

El romance original de Jon Snow en 'Juego de Tronos' iba a ser otro incluso más raro

Si te sentiste incómodo cuando Juego de Tronos emparejó y enamoró hasta las trancas a Jon Nieve con su tía secreta, las cosas podrían haber sido mucho peores.

La última temporada de Juego de Tronos fue controvertida por varias razones, y el romance entre Jon Nieve y Daenerys Targaryen fue una parte relativamente pequeña de esa reacción. Su tensión sexual burbujeó durante toda la séptima temporada de Juego de Tronos y culminó con Jon finalmente doblando la rodilla para que su nueva reina hiciera oficial su alianza.

Después de que ambos personajes sufrieran las desafortunadas relaciones del pasado, Jon y Daenerys estaban encantados de encontrar finalmente la felicidad juntos. El público, por otro lado, miraba torpemente, con la cabeza en las manos, sabiendo que el parentesco secreto de Jon le convertía en el sobrino de Dany.

Pese a esto, el incesto ha sido tan clásico en Juego de Tronos como los dragones. El tema fue abordado desde el primer episodio de con Jaime y Cersei Lannister. Sin embargo, en la idea primigenia de la serie Jon y Daenerys no iban a estar juntos. Y para Jon, en materia de incesto, podría haber sido incluso más raro. O no.

La historia de amor entre Jon y Arya

El plan original de Jon Nieve era aún peor: el personaje se enamoraba de Arya Stark en el primer bosquejo de George R.R. Martin para sus libros. Atormentados por sus sentimientos hacia el otro, la revelación eventual del verdadero parentesco de Jon significaría que a él y a Arya se les permitiría finalmente estar juntos. Esta historia aún podría aparecer en los libros de Martin, con dos esperadas entregas de la saga aún por publicarse.

Pero que no sean hermanos de sangre no quita que pese a todo fuera raro. Lo explicamos.

Por un lado, el hecho de que Jon fuera hijo de Rheagar Targaryen y Lyanna Stark haría que él y Arya fueran primos, en lugar de medio hermanos. El mayor problema es que Kit Harington y Maisie Williams no tienen la misma edad que sus personajes. La diferencia de edad entre Jon y Arya en los libros es de aproximadamente 5 años, pero en la vida real Harington es una década mayor que Williams.

Aunque la octava temporada de Juego de Tronos presenta escenas de desnudo con una Arya adulta, una relación con Jon habría hecho una escena visual profundamente incómoda según señala ahora la crítica, porque podría tener ciertas reminiscencias de sexo con menores.

Al final, la historia fue la que fue.