EPIK

Cine con humor

La película 'Historia de un matrimonio' ya tiene su primer meme

El estreno de Netflix ha hecho llorar a miles de espectadores, pero también ha conseguido despertar el humor en Twitter

La película 'Historia de un matrimonio' ya tiene su primer meme

El mismo mes que Netflix estrenaba 'El Irlandés', el thriller de Martin Scorsese que ha sido elogiado por la crítica, la plataforma incluía otra aspirante a obra maestra en su catálogo de un argumento totalmente distinto: 'Historia de un matrimonio'.

Noah Baumback, director de la película, convierte a Scarlett Johansson y Adam Driver en un matrimonio que atraviesa de la forma más desgarradora, pero realista, aquello a lo que se enfrentan millones de parejas del siglo XXI: el divorcio.

Hoy, sin embargo, en Epik no mencionamos a la película para unirnos a las críticas positivas que ha recibido o para recordar las decenas de nominaciones a premios que ha conseguido. Lo que hoy sacamos a relucir de 'Historia de un matrimonio' llega más bien de la mano de la comedia. Concretamente, de un meme (sin spoilers) que ha circulado por Twitter desde el estreno de la película. 

¿Alguien se sabe el número de móvil de su pareja?

Todo empieza cuando Nicole, la protagonista, se derrumba junto a la abogada que va a llevarle a cabo el divorcio y comienza a contarle los signos de que la relación junto a su marido tenía que acabarse. Hasta ahí todo bien. De hecho, la tremenda interpretación con la que Johansson nos deleita en largas escenas que cuentan los problemas más duros y, al mismo tiempo, más cotidianos de las relaciones, hace que el espectador se meta de lleno en todo el asunto de la ruptura sentimental.

Sin embargo, hay una cuestión que no ha convencido a las redes. "Le pregunté mi número de teléfono", le cuenta Nicole a su abogada. "No se lo sabía. Así que me marché", sentencia. Y esta sencilla declaración ha sido la que ha capturado Twitter. "No me sé bien ni el mío, Scarlett", señala un usuario.

Y lo cierto es que, entre que el uso del teléfono fijo cada vez nos suena más a chino y que nuestra memoria ha sido abducida por la agenda de nuestro smartphone, recordar un número de teléfono se ha hecho más complicado que recordar la tabla periódica.