EPIK

Viral

La excepcional respuesta de un fotógrafo a un millonario que le pidió fotos gratis

El millonario se acababa de gastar 12 millones de dólares en una mansión y quería probar suerte decorándola con fotos gratis

La excepcional respuesta de un fotógrafo a un millonario que le pidió fotos gratis

El fotógrafo Tim Wallace se ha ganado una buena reputación en redes sociales, y no solo por sus dotes artísticas. El fotógrafo ha compartido un intercambio de correos en DIY Photography para demostrar que algunos tienen más bien poca vergüenza: un millonario que acababa de gastarse 12 millones de dólares en una mansión quería ahorrarse el dinero de la decoración... Y para ello no tuvo reparo en pedir a Wallace trabajo gratis.

El correo inicial

Según vemos en los correos, el millonario quería remodelar su nuevo hogar pero no tenía presupuesto. Por si fuera poco, quería las imágenes en alta resolución. Al menos tuvo el detalle de aclararle que ellos cargarían con el precio de la impresión. Algo es algo:

"Hola, tengo un cliente muy importante con el que estoy trabajando actualmente para remodelar su hogar de retiro en la costa de 12 millones dólares. Les encanta tu trabajo de coches clásicos y les gustaría tenerlos en su pasillo en la entrada de la casa. Desgraciadamente, no tienen presupuesto para ello, por lo que me preguntaba si estarías interesado en enviarnos los archivos en alta resolución y nosotros los imprimimos para que no tenga ningún coste para usted".

La ejemplar respuesta del fotógrafo

El profesional, que lógicamente no daba crédito a lo que veían sus ojos, le dio una buena lección de humildad:

"Hola, guau, esto es genial. Muchas gracias por el 'feedback' tan amable sobre mi trabajo. Es una oferta tan tentadora ofrecerles mi trabajo de forma completamente gratuita que me es difícil saber qué decir", comienza ironizando.

"Creo que el hecho de que tengan los ingresos para comprar una segunda casa de "retiro en la costa" de 12 millones de dólares muestra que son el tipo de personas que sienten que merecen lo mejor pero que no deberían tener que pagar por ello. Lamentablemente, no hago negocios con tacaños y su oferta muestra que si tanto les gusta mi trabajo, no respetan el esfuerzo y la creatividad que implica. Así que les sugiero respetuosamente que peguen algo de ese arte demasiado caro que sus diseñadores de interiores siempre son tan buenos de realizar en la pared. Porque supongo que le pagan ¿o "también aman su trabajo"? Por suerte para usted, luce un proyecto fabuloso y es muy afortunado de contar con el mismo. Buena suerte con todo", concluye.