EPIK

A 5 años de su muerte

5 escenas de Robin Williams que ya son historia del cine

Hoy se cumplen cinco años de la muerte de Robin Williams y en Epik recordamos alguna de las escenas que nos dejó para el recuerdo

5 escenas de Robin Williams que ya son historia del cine

El 11 de agosto de 2014 nos dejaba uno de los actores más carismáticos y polivalentes del ámbito internacional: Robin Williams. Y cinco años después, en Epik repasamos cinco de las interpretaciones con las que nos dejó grandes escenas.

1. El indomable Will Hunting

Robin Williams y Matt Damon protagonizaron una relación de amistad y superación tan emotiva que los actores interpretaron sus papeles como si de su vida se tratara. Quizás sea esta la razón por la que consiguieron que una escena totalmente improvisada se haya ganado el puesto a una de las más míticas de 'El indomable Will Hunting'.

2. El club de los poetas muertos

Este clásico no podía faltar. El Sr. Keating enseñó a unos alumnos encerrados en un colegio elitista a despertar la mente y a practicar el 'carpe diem'. Una de las escenas preferidas por muchos espectadores es cuando el profesor consigue que uno de los alumnos, interpretado por un jovencísimo Ethan Hawke, saque su lado más artístico.

3. Jumanji

Otro clásico que, a pesar de tener poco que ver con la película anterior, tampoco podía faltar. La fantasía creada 'Jumanji' conquistó a niños y adultos de mediados de los 90 cuando Robin Williams apareció asalvajado tras pasar 25 años metido en el peligroso juego.

4. Aladdin

Seguramente escuchaste al genio de Aladdin en la voz de Josema Yuste, pero la voz original fue interpretada por Robin Williams con una energía que proporciona el toque perfecto al característico humor del genio de la lámpara. Eso sí, no esperes escuchar una voz parecida a la de Yuste: el tono grave de Robin Williams hace del genio un tipo bastante más duro que el que escuchamos en España.

5. Buenos días, Vietnam

Cinco años antes de sacar su lado más enérgico para doblar la voz del genio en 'Aladdin', Robin Williams lo había sacado en carne y hueso para dar vida a un locutor de radio que animaba a los soldados en Vietnam al escuchar la radio cada mañana.