EPIK

Youtube

'Caranchoa': sus protagonistas un año después del bofetón

'Caranchoa': sus protagonistas un año después del bofetón

La sentencia definitiva se saldó con una multa de 30 euros para el repartidor, que ahora tiene registrada la marca 'Cara Anchoa'. El youtuber Mr. GranBomba sigue fuera de los focos.
Nominadas Oscar mejor película 2019

A no ser que anduvieras muy despistado, hace justo un año seguro que te enteraste del fenómeno 'Caranchoa', seguramente el vídeo de Youtube con más repercusión fuera de Youtube que se ha visto en España.

Sergio Soler, conocido como Mr. GranBomba, un youtuber conocido por sus bromas de cámara oculta fue el protagonista junto con un repartidor anónimo llamado Ricardo. En una de sus bromas, Soler se acercaba al repartidor para confundirlo con una serie de preguntas, en una conversación que acabó subiendo de tono, con el youtuber llamándolo Caranchoa y el repartidor, perdiendo los nervios, le responde con una sonora bofetada.

Por lo cómico del insulto y lo sonoro del mamporro internet se llenó de montajes que ya comentamos en su día mientras la opinión pública se posicionaba mayoritariamente con el repartidor, sobre el que se entendía que el estrés del reparto le había llevado a producir la agresión.

Mr. GranBomba vendió su canal a Hawkers y el repartidor registró la marca 'Cara Anchoa'

Mr. GranBomba prefirió desaparecer de la escena pública los días siguientes, borrando sus perfiles en redes sociales y también su polémico canal de Youtube. Se inició un proceso judicial que acabó el pasado mes de julio en la Audiencia de Alicante, quien condenó al repartido a pagar una multa de 30 euros por una 'infracción venial', un delito menor por la bofetada, pero que estimó que había legítima defensa ya que quería defender su furgoneta. El youtuber, que pidió una indemnización, no la consiguió.

El repartidor, por su parte, también solicitó la mitad de los beneficios obtenidos por el vídeo, algo que acabó sin darse. Pero de una forma u otra los dos protagonistas han acabado sacando partido. Soler, que permanece en el anonimato, vendió su canal de Youtube a la marca de gafas Hawkers, que solo ha subido un vídeo desde entonces pero mantienen los más de 400.000 suscriptores que tenía el youtuber.

Por su parte el repartidor intentó registrar las marcas 'Caranchoa' y 'Cara Anchoa' en el registro de marcas, según se puede ver en su página web. El primer registro fue rechazado, mientras el segundo sí que fue admitido aunque con modificaciones. Hoy se pueden encontrar en internet tiendas que venden camisetas bajo el título de 'Cara Anchoa', aunque desconocemos si sus ventas repercuten al repartidor, que en cualquier caso podría reclamarlas como poseedor de la marca.