ACTUALIDAD

Cremas solares: niveles de protección y cuál es la más aconsejable según la piel

Los expertos señalan la importancia de protegerse la piel ante los efectos nocivos del sol para evitar quemaduras.

0
Cremas solares: niveles de protección y cuál es la más aconsejable según la piel

Usar fotoprotectores cutáneos es necesario durante todo el año, pero sobre todo en verano, cuando la radiación solar es mucho más potente y dañina. Los expertos aconsejan proteger la piel con protectores solares para evitar problemas a corto plazo, como las quemaduras, pero también para evitarlos en el futuro, con la aparición de manchas en la piel y el desarrollo de enfermedades como el cáncer. 

¿Qué nivel de protección debo usar?

Los expertos aconsejan utilizar un protector con factor de protección solar (FPS) de 30 como mínimo. Cuanto más elevado es el FPS mayor es el nivel de protección. Aunque la diferencia va siendo menor en los FPS de 30 o 50. Según la American Cancer Society, cualquier protector solar con SPF de menos de 15 protege únicamente contra las quemaduras de sol.

Los protectores solares con SPF 30 filtran aproximadamente el 97% de la radiación, los protectores solares con SPF 50 filtran alrededor del 98% y los que tienen SPF 100 aproximadamente el 99%. Ningún protector solar brinda una protección total.

¿Qué protector es más recomendable para mi piel?

Es importarte saber cuál es el tipo de piel que tenemos a la hora de comprar el formato del fotoprotector. Los expertos explican que se debe elegir según el tipo de piel, a menos que la piel no tenga ninguna característica especial, por lo que se podrían usar todos los formatos indistintamente.

Con una piel grasa se recomienda el uso del protector solar en gel, spray o mousse porque son más ligeras. En el caso de piel sensible, se puede utilizar uno específico para pieles sensibles o probar para ver que crema se adapta mejor. Para el tipo de piel seca, se recomiendan ungüentos, pomadas y cremas humectantes. Con una piel mixta, los expertos recomiendan los protectores en gel o crema.

La crema solar debe aplicarse 15 minutos antes de la exposición al sol y repartirse con abundancia por todo el cuerpo. Para evitar las quemaduras también es importante aplicar la crema cada dos horas porque es cuando comienza a disminuir su protección. Y también cuando salimos del agua o nos secamos, porque el contacto con el agua y con tejidos puede retirar la protección del cuerpo.