ACTUALIDAD

Cortes de digestión: qué son, cuáles son los síntomas y qué se debe hacer si sufro uno

Se recomienda evitar los cambios bruscos de temperatura y las comidas abundantes antes de bañarse, además de no beber líquidos fríos después del ejercicio.

Cortes de digestión: qué son, cuáles son los síntomas y qué se debe hacer si sufro uno

El corte de digestión es, según Farmacia Parque Rioja, “la interrupción del proceso digestivo” y no solo se puede dar dentro del agua. El corte de digestión se produce cuando el flujo sanguíneo se concentra en el sistema digestivo después de comer, por lo que el resto del cuerpo recibe una cantidad de sangre menor. Al introducirnos en el agua, el cuerpo entra en contacto con una baja temperatura y reparte la sangre por el cuerpo humano para contrarrestar la temperatura.

Cuando esto ocurre, se da el llamado corte de digestión. De acuerdo con el diario Ideal, es posible sufrir un corte de digestión al realizar ejercicio intenso después de la comida, pues la sangre se reparte en los músculos para proporcionarles oxígeno. Entre otros síntomas, el corte de digestión se manifiesta a través de náuseas, mareos, palidez, sudoración, calambres, vómitos, escalofríos, visión borrosa o pitidos en los oídos.

¿Qué hacer ante un corte de digestión?

Según Ideal, cualquier manifestación de los síntomas de un corte de digestión obliga a detener el baño y salir del agua, para después tapar al afectado con toallas o vestirla para mantener el calor corporal. A continuación, es necesario secar a la víctima y tumbarla con las piernas algo elevadas para evitar una posible lipotimia (pérdida repentina y pasajera del conocimiento).

En determinadas situaciones la víctima puede sufrir vómitos o diarrea. En estos casos, se recomienda rehidratar a la persona afectada con agua o suero. Tras todo este proceso hay que dejar que la víctima repose hasta que la tensión arterial se estabilice.

¿Cómo evitar un corte de digestión?

Según las indicaciones de Farmacia Parque Rioja, se recomienda entrar al agua despacio, mojando el cuerpo poco a poco para que nos adaptemos al cambio de temperatura. Además, se aconseja evitar comidas abundantes y los cambios bruscos de temperatura. Por otro lado, se advierte de los beneficios de hidratarse durante el día.