ACTUALIDAD

La lucha de Jeanne Pouchain por demostrar que sigue viva: "Dicen que no existo, pero estoy aquí"

Su situación ha llegado a las instancias más altas de la justicia francesa, aunque todavía debe esperar para ser 'resucitada' oficialmente.

0
La lucha de Jeanne Pouchain por demostrar que está viva: "Dicen que no existo, pero estoy aquí"
TF1

Jeanne Pouchain fue declarada oficialmente muerta en 2016 por un tribunal francés. Desde ese año, comenzó a tener diversas trabas administrativas: los centros de salud no reconocían su tarjeta sanitaria, el director de su entidad bancaria le confirmó que su nombre ya no estaba en el sistema, no podía sacar el pasaporte...

Según reconoce la protagonista en The Guardian, "no había explicación. Sabía que algo no estaba bien. Toda mi vida he sido precisa en todo: llevar registros, documentos, recibos de impuestos... Me gusta que todo esté correcto. Jean-Pierre, mi esposo, dijo que debía de haber una confusión con los papeles y que no me preocupara, que lo solucionaríamos".

Sin certificado de defunción

Sin embargo, la situación no cambió y en 2017 dos policías se presentaron en su domicilio con una carta para el marido. En ese momento, ella no sabía que estaba firmando el documento que anunciaba su propia muerte, aunque sin un certificado oficial de defunción. 

Y tras consultar e investigar con su abogado, Pouchain descubrió lo ocurrido. Una de las trabajadoras que tenía en su empresa de limpieza de casas le había denunciado, y la empleada logró que un tribunal la declarara oficialmente muerta para ganar el caso y cobrar así los 35.000 euros que le reclamaba.

"Fue una trampa, una emboscada. Ella no pudo ganar el proceso mientras yo estaba viva, por lo que hizo que me declararan muerta", detalla en el citado medio. Al estar legalmente muerta, la mujer estaba impedida para llevar una vida normal: "Pensé que me iba a derrumbar. ¿Cómo podría estar muerta? ¿El juez simplemente les creyó, sin certificado de defunción? Me sentí como si me hubieran dado un puñetazo en la cara. Aunque pensamos que se resolvería rápidamente".

A la espera de 'resucitar' oficialmente

Pero después de tres años y medio de ser declarada oficialmente muerta, Pouchain continúa luchando para poder volver a la normalidad: "La gente se queja de los cierres de COVID, pero esa ha sido mi vida durante los últimos tres años". La mujer apenas sale de casa y reconoce que antes "solía tomar antidepresivos y ansiolíticos, pero ahora no puedo pagarlos. No puedo hacer nada. No tengo derecho a nada y no tengo nada a pesar de haber trabajado toda mi vida".

Una vez conocido su caso, la Cour de Cassation, el tribunal más alto del sistema judicial francés, estudió su situación, aunque consideró que estaba fuera de su competencia. Incluso el propio ministro de Justicia galo, Éric Dupond Moretti, está examinando el suceso, pero por el momento Pouchain debe esperar para ser 'resucitada'.