ACTUALIDAD

Un paciente estuvo contagiado por coronavirus 305 días: dio positivo en 40 test

Dave Smith, británico de 72 años, estuvo hospitalizado durante diez meses. Se trata de la infección por COVID-19 más larga del mundo.

Un paciente estuvo contagiado por coronavirus 305 días: dio positivo en 40 test
Juanjo Martín EFE

Dave Smith es un británico de Bristol de 72 años que se infectó de coronavirus en marzo de 2020, al principio de la pandemia. 40 test, siete hospitalizaciones y diez meses después, cuando ya había dado todo por perdido, consiguió deshacerse de la COVID-19, de acuerdo con AFP. “Es como si te hubiesen dado una nueva vida”, explicó Smith a la BBC.

Smith es un profesor de autoescuela jubilado que pasó 305 días contagiado, siempre con un resultado positivo en todos los test a los que se sometió durante ese período, según datos ofrecidos por la AFP. Perdió las esperanzas: “Estaba listo para rendirme”, afirma. Y continúa: “Mi esposa había empezado a organizar el funeral cinco veces”, declaró al diario The Guardian.

Además, Smith pasó de pesar 117 kg a 63,5 debido a la infección de coronavirus que sufrió por tanto tiempo. El exprofesor de autoescuela relató que en una ocasión estuvo tosiendo “durante cinco horas seguidas, desde las 10 de la mañana. “Imagínate el esfuerzo que supone esto para tu cuerpo”, señaló. Smith también explicó que estuvo postrado en cama durante dos o tres meses, y que su mujer tuvo que lavarle y afeitarle porque no podía levantarse.

"Tenía más miedo de vivir que de morir"

A pesar de que el británico tenía “más miedo de vivir que de morir” y de que ya sufría una afección de neumonitis por hipersensibilidad, Smith recibió finalmente un test negativo días después de ser tratado mediante un tratamiento basado en un cóctel de anticuerpos desarrollado por Regeneron. Este tratamiento no está autorizado en Reino Unido y es el mismo al que se sometió Donald Trump.

Smith pudo acceder a este tratamiento gracias a un programa de “uso compasivo”, es decir, un tratamiento al que se recurre si no existe ninguno otro aprobado que haya sido satisfactorio. Para celebrar el test negativo, Smith declaró que abrió una botella de champán: “No bebemos normalmente y nos lo bebimos todo entre los dos.

"Nunca estaré al 100% porque el coronavirus ha destruido mis pulmones. Me quedo sin aliento bastante rápido", dijo. “Pero cada día que vivo ahora es una ventaja. Siempre digo que cuando estás acostado en la cuneta, todo lo que puedes ver son las estrellas". Ahora, la universidad de Bristol estudiará su caso.