ACTUALIDAD

Los fallos más comunes al pasar la ITV: ¿cuáles son y qué puede pasar en la inspección?

El alumbrado, los neumáticos, las emisiones contaminantes y los frenos son algunos de los elementos que más "suspenden" la revisión técnica de la ITV.

Los fallos más comunes al pasar la ITV: ¿cuáles son y qué puede pasar en la inspección?

La Inspección Técnica de Vehículos, más conocida como ITV, es un análisis de nuestro coche en el que se valoran todos sus elementos y componentes, con el fin de establecer si el vehículo se encuentra en condiciones óptimas para seguir circulando. De acuerdo con la web de la ITV, la primera inspección técnica se dará lugar a los cuatro años desde la fecha de matriculación de nuestro coche, cada dos años hasta que se cumplan diez años y, a partir del décimo año, la inspección será anual.

Muchos llegan con confianza a pasar la revisión técnica de sus vehículos y se llevan alguna que otra sorpresa que les impide 'aprobar'. Aunque creamos que nuestro coche funciona a la perfección, los profesionales y expertos son capaces de detectar fallos que pueden comprometer la revisión. De acuerdo con los datos publicados por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehiculos (AECA-ITV), estos son los fallos más comunes que se dieron en las revisiones técnicas de la ITV en 2019:

Alumbrado y señalización

Los defectos en los coches por alumbrado y señalización al pasar la ITV representan el 27,5% del total. Si las luces no funcionan o hay alguna que no se encienda, es recomendable acudir a algún taller cercano para repararlas. Tienen que funcionar bien todas ellas, desde las de posición hasta las antiniebla.

Ejes, neumáticos y suspensiones

En el caso de los neumáticos, la banda de rodadura debe ser superior a 1,6 mm y no tener deformaciones. También es recomendable revisar la suspensión del coche antes de la revisión y comprobar el estado de los amortiguadores, rótulas y muelles. De acuerdo con la web de Toyota, estos fallos alcanzan los 2.418.198 casos, de los cuales 1.682.562 fueron graves. Según el informe de AECA-ITV, estos fallos supusieron el 17,8% del total.

Emisiones contaminantes

Aunque pueda engañar a algunos, la emisión de contaminantes es otro de los fallos que más se repiten en las revisiones técnicas de la ITV: el 13,6 por ciento de los suspensos fueron por exceso de emisiones contaminantes. Este factor se evalúa a través del sistema OBD (On Board Diagnostics), que monitorea el motor del coche y analiza su nivel de emisiones.

Frenos

De acuerdo con Toyota, la prueba del frenómetro alcanza los 1.117.901 fallos graves, aunque no determina el año en el que se dieron. Para AECA-ITV, el 12,03% de todos los fallos se dieron en los frenos.

Carrocería, motor y matrícula

Para finalizar, y según apunta el diario Nius, la carrocería, el motor y el estado de la matrícula se suman a los fallos más comunes al pasar la ITV. El aspecto exterior del coche es muy importante, y algunos defectos en ellos pueden afectar a la seguridad en la conducción. En cuanto al motor, la mayor parte de los defectos se dan en el líquido anticongelante o el propio aceite, que pueden afectar a componentes internos del coche y causar problemas graves. Por último, la ITV aclara que la matrícula se debe leer con claridad.