ACTUALIDAD

Las razas de perros más fáciles de educar: ¿Cuáles son las más dóciles para adiestrar?

Si buscas compartir tu tiempo con un perro que sea fácil de llevar, y que le guste aprender rápido, conocemos 8 razas que no te complicarán en ese sentido.

border collie
AS.com

Quieres un perro, pero no sabes enseñar. O crees que será muy difícil, no tienes tiempo, y quieres que además de obediente sea llevadero, y el adiestramiento sea sencillo. Tenemos las 8 razas de perro que son más fáciles de educar.

Desde Caniche, Golden retriever, Pastor alemán, Labrador Retriever, Border Collie, Pastor de Shetland, Pastor ganadero australiano o Rottweilers. Todos son muy afables, cariñosos y les encantan los niños, por eso todo es más sencillo.

Lo mejor del adiestramiento

A estas razas de perro les gusta agradar, por eso el aprendizaje es más llevadero y acatan mejor las normas y órdenes. Son buenos gregarios y algunos de ellos buenos líderes, por eso cuidarán muy bien de tu familia, su familia.

El Border Collie es, además, una de las razas más inteligentes. Los retos le encantarán y aunque ya no cuide ganado, que era una de sus funciones principales y lo que mejor sabe hacer, será un muy buen animal doméstico. Muy protector.

Lo que sí debes tener en cuenta es el adiestramiento en positivo, para no generarles inseguridad, ni miedo, ni dudas. y que vean cada reto como un juego donde su amo está más contento y ellos también.

Cada vez hay más cursos donde adiestradores enseñan a dueños de perros cómo tratarlos. La mejor manera para sacarles el máximo potencial a su carácter.

Adiestramiento en positivo

La base principal de las técnicas de adiestramiento en positivo es la adición de elementos que le gustan al animal cuando se obtiene el comportamiento deseado, tanto en forma de alimento, juguetes o gestos afectivos por parte de los dueños, ya que las conductas premiadas o reforzadas tienden a repetirse.

Cuando se emplea el término refuerzo se hace alusión a la acción de añadir elementos, es decir, si el dueño obtiene la respuesta que quiere del perro le añade una recompensa. Aunque el animal gane aquello que le gusta no puede tener la libertad de hacer lo que quiera, sino que es necesario establecer unos límites de lo que debe hacer y lo que no.

Los resultados con este adiestramiento positivo se obtienen de una manera muy rápida y confiable, haciendo que el animal relacione los ejercicios y lo que el adiestrador espera de él, lo que fortalece el vínculo entre ellos.