ACTUALIDAD

Nuevo hallazgo sobre las vacunas de Moderna y Pfizer

Las condiciones de la ficha técnica de ambos sueros prácticamente obligan a montar el fármaco en el lugar donde se administra y con escaso margen de tiempo para inocularlo.

Hallazgo sobre la conservación de las vacunas de Moderna y Pfizer
YOSHIKAZU TSUNO / POOL EFE

Las vacunas de Pfizer y Moderna aguantan tres horas de baches a temperatura ambiente (entre 2 y 30 grados), tal y como asegura un estudio llevado a cabo en el servicio de Farmacia del Hospital del Mar y el grupo de Neurofarmacología de la Pompeu Fabra. La investigación, publicada en la revista especializada Clinical Microbiology and Infection, desvela una nueva propiedad de los sueros de ARN mensajero.

Las condiciones detalladas en la ficha técnica de ambos sueros son muy complicadas y prácticamente obligan a montar el fármaco en el lugar donde se administra y con escaso margen de tiempo fuera de la nevera para inocularlo posteriormente.

Tres escenarios

Según explica en La Vanguardia el responsable de Medicamentos del centro hospitalario, Santi Grau, "creemos que era muy necesario saber en qué momento las cualidades del ARN mensajero se degradaban y observar otros posibles límites, pensando en su utilización más sencilla en lugares alejados de neveras y centros sanitarios. Y nos pusimos en marcha usando los viales desechados porque había habido algún accidente, los que se habían caído al suelo, por ejemplo. Evidentemente, no se podían usar en las pruebas vacunas que pudieran administrarse".

Así, prepararon las vacunas y simularon varios escenarios: quietas a temperatura ambiente durante tres horas; en movimiento, con un balanceo con interrupciones que simulan una carretera con baches, también durante tres horas; y un tercer grupo que combinaba movimientos bruscos repentinos e intermitentes a temperatura ambiente, como si fueran transportadas en un 4x4 por un camino con baches, durante tres horas.

Y los resultados fueron sorprendentes: "Nos costó mucho degradar el ARN. Solo lo conseguimos y en una muy pequeña cantidad en el tercer grupo. En la prueba de carretera durante tres horas, es decir, transportadas a 300 km por una vía grande y hasta 180 km por secundaria, no hay ninguna alteración", detalla en el citado medio Rafael Maldonado, uno de los líderes de la investigación.

Más posibilidades

Una vez conocida esta buena noticia, las reacciones no se han hecho esperar: "Desde que el artículo se publicó el domingo no paran de llamarnos, sobre todo de países centroamericanos, donde las distancias de poblaciones rurales hasta un centro sanitario son importantes. Abre enormes posibilidades en zonas aún muy poco vacunadas", afirma Grau.

Ahora, esperan que Carmen Cabezas, responsable de Salut Pública, traslade el descubrimiento al Ministerio de Sanidad, a los laboratorios y a la Agencia Europea del Medicamento (EMA): "La traducción de nuestro hallazgo es que podrían prepararse las jeringuillas ya montadas, listas para pinchar, en un centro sanitario, con condiciones de esterilidad y seguridad máxima, y transportar las jeringuillas hasta a 300 km a la redonda con total seguridad. Y a temperatura ambiente", destaca Grau en La Vanguardia.