ACTUALIDAD

El polémico reconocimiento facial chino llega a Europa

Serbia instala en Belgrado un millar de cámaras que reconocen a los ciudadanos facialmente a través de un software desarrollado por Huawei.

El polémico reconocimiento facial chino llega a Europa
EFE EFE

Un millar de cámaras de videovigilancia conectadas a un programa capaz de identificar rostros en tiempo real desarrollado por Huawei han sido desplegadas en los últimos meses en las calles de Belgrado. Aunque estos sistemas ya eran utilizados en algunas zonas de Reino Unido, hasta ahora no había constancia de que en Europa se hubieran usado en cuestiones tan delicadas para la privacidad software y equipos procedentes de China, según El País.

Serbia empezó a trabajar en 2019 en este sistema de videovigilancia, bautizado como Safe City. Aunque el objetivo es instalar miles de dispositivos por la ciudad de Belgrado, por el momento se sabe que hay al menos un millar. La eurodiputada francesa Gwendoline Delbos-Corfield fue quien avisó que el software estaba listo para funcionar en Serbia.

Debido a la polémica, Milan Marinović, comisario de la Agencia de Protección de Datos de Serbia apuntó que de momento las cámaras no se usarían para el reconocimiento facial: “Es un hecho que en la ciudad hay cada vez más cámaras. Sin embargo, hasta donde sabemos, no se están usando con la aplicación de reconocimiento facial, sino para su objetivo primario: monitorizar el tráfico y garantizar la seguridad ciudadana”.

Polémica en Serbia

“El Ministerio del Interior ha llevado el asunto con una opacidad completa”, se queja por teléfono a El País Djordje Krivokapic, cofundador de Share Foundation, una organización serbia en defensa de los derechos humanos en el entorno digital que ha seguido el despliegue del programa Safe City. “No respondieron a nuestras demandas, como que se llevara a cabo un debate público sobre el uso de esta tecnología, que se evaluara desde el punto de vista técnico antes de usarla ni que se nos dijera exactamente qué capacidades concretas tiene el sistema”.

Share Foundation denuncia que la información que han ido recopilando procede de Huawei, y en ningún caso del Gobierno serbio: “A diferencia del Gobierno, ellos querían hacerlo público para mostrar sus avances y probar que su tecnología de reconocimiento facial es capaz de entrar en Europa”.

“¿Qué modelos algorítmicos se han usado? ¿Cuáles de ellos están activos? ¿Qué rasgos de comportamiento se están monitorizando? ¿Cómo se recogen los datos? ¿Durante cuánto tiempo se guardan y dónde? ¿Cuándo se borran, si es que eso sucede?”, se pregunta Slobodan Marković, asesor digital para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La tecnología china en Europa

“China cada vez presiona más para que le compren sus tecnologías en Europa, y busca siempre los puntos débiles en la cadena”, apunta Andrés Ortega, analista e investigador asociado del Real Instituto Elcano. “En este momento los Balcanes lo son: no acaban de incorporarse a la UE, están necesitados de dinero, de inversión en infraestructuras y de tecnología”.

Y es que las conexiones entre Serbia y China son fuertes: entre 2007 y 2017, la república balcánica recibió préstamos a bajo interés para desarrollar infraestructuras por valor de unos 3.000 millones de dólares (2.479 millones de euros).