ACTUALIDAD

La policía sospecha que Madeleine McCann fue asesinada en Portugal

El fiscal Hans Christian Wolters afirma que disponen de "una nueva evidencia circunstancial" que revelaría el lugar donde se cometió el crimen.

La policía sospecha que Madeleine McCann fue asesinada en Portugal
EFE

Después de 14 años, la desaparición de Madeleine McCann continúa siendo un misterio, aunque la policía no cesa en su empeño de esclarecer lo ocurrido y ha encontrado nuevas pistas sobre el lugar donde ocurrió el presunto asesinato de la niña.

En un principio, la policía creía que el principal sospechoso, Christian Brueckner, había secuestrado a Madeleine en Praia da Luz y, posteriormente, la había trasladado a Alemania. La Policía encontró en la casa de este un sótano que había sido tapiado y ocultado, con lo que pensaron que la retuvo ahí, pero esta hipótesis parece descartada.

En una reciente entrevista al Sunday Mirror, el fiscal Hans Christian Wolters reveló que seguramente la niña murió “en Portugal”. “Soy optimista de que resolveremos este caso”, añadió. Los nuevos indicios apuntan a que la mantuvo durante un tiempo en su apartamento de Praia da Luz para después asesinarla allí y deshacerse del cadáver. “No puedo revelar el tipo de evidencia que se nos ha dado, no es forense, puedo decirle eso, pero es una nueva evidencia circunstancial que se suma a la teoría de que él es el hombre responsable”, continuó explicando Wolters.

18 aniversario de Madeleine

Esta información llega días después de que se cumpla el 18 aniversario del nacimiento de Madelaine. Aunque la fiscalía alemana confirmó la muerte de la niña, sus padres, Kate y Gerry McCann, mantienen la esperanza de que esté viva y regrese a casa, con lo que dejaron tarjetas y regalos en su habitación con motivo de su cumpleaños. “Te amamos y te estamos esperando”, manifestaron.

Por su parte, Christian Brueckner, de 44 años, cumple una condena de siete años por la violación de una mujer estadounidense de 72 años en el Algarve en 2005. En aquella época, vivía en la misma zona de Portugal donde veraneaban los McCann y el fiscal asegura tener “pruebas concretas” que lo incriminan y que apuntan al lugar donde se cometió el crimen. Pero aún no pueden revelarse: “Todavía estamos construyendo el caso y en algún momento en el futuro compartiremos los detalles con el sospechoso y su abogado, pero ahora no es el momento”.

Las autoridades confían en que a finales de este verano la acusación se podrá hacer formal y pronto se realizará una reconstrucción de los hechos gracias a un testigo clave.