ACTUALIDAD

Desplazamientos y botellones en el primer fin de semana sin estado de alarma

Muchos ciudadanos han aprovechado para escaparse a la costa o a los pueblos y se han producido atascos en las carreteras de salida de las grandes ciudades.

Desplazamientos y botellones en el primer fin de semana sin estado de alarma

El pasado 9 de mayo decayó en España el estado de alarma. Con esta nueva situación, finalizaron también algunas restricciones como el toque de queda o las limitaciones de movilidad, entre otras. Esto provocó que se vieran en varias ciudades españolas imágenes de numerosas personas reunidas bebiendo sin guardar la distancia de seguridad o sin llevar mascarilla, algo que irritó incluso a Fernando Simón, tal y como manifestó en su comparecencia habitual de cada lunes.

Ahora, el primer fin de semana completo sin estado de alarma ha estado marcado por los desplazamientos de muchos ciudadanos que han aprovechado para escaparse a la costa o a los pueblos. Debido a ello, se han producido atascos en las carreteras de salida de las grandes ciudades.

Datos similares a los de antes de la pandemia

Por ejemplo, los viajes para salir de Madrid han aumentado un 50% respecto a los que se produjeron la semana anterior. Asimismo, los datos son similares a los que se registraban en un fin de semana de mayo previo a la pandemia, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Y durante este domingo por la tarde se han tenido que habilitar carriles de sentido contrario al habitual en la autovía de Burgos (A-1), la autovía de Valencia (A-3) y la autovía de Extremadura (A-5), de entrada a la capital española. Sin duda, han sido las vías con más congestión de tráfico, aunque las complicaciones han afectado a prácticamente todas las carreteras. 

Botellones e incidentes

Además de los desplazamientos, se han vuelto a suceder en España algunas escenas de botellones y aglomeraciones. Por ejemplo, en Barcelona hubo que desalojar a más de 9.000 personas que participaban en concentraciones multitudinarias. La más importante fue la de la playa de Sant Miquel, donde los agentes dispersaron a unas 2.000 personas.

Por su parte, en Madrid no se registraron llamativas acumulaciones pese a la celebración de las fiestas patronales de San Isidro. De hecho, el Ayuntamiento de la capital española destacó que la conmemoración por parte de los ciudadanos fue "ejemplar".

Sin embargo, en ciudades como Salamanca, Pamplona, Aragón o Murcia sí se registraron algunos incidentes. Los más destacados fueron una macrofiesta con 151 personas en el barrio pamplonés de Echavacoiz o la detención de dos hombres tras una riña al cierre de los bares de una zona de ocio de la capital murciana.

Mensaje de prudencia

Ante estas situaciones, el Gobierno ha lanzado un mensaje para que la gente disfrute, pero siguiendo con las recomendaciones sanitarias existentes. José Manuel Rodríguez Uribes, ministro de Cultura y Deporte, alertó a los jóvenes que participaron en grandes aglomeraciones que "deben ir con cuidado".