ACTUALIDAD

La DGT niega que tenga planteado recortar la velocidad en carreteras convencionales

La Dirección General de Tráfico desmiente que esté entre sus planes una limitación de velocidad relativa a este tipo de vías.

La DGT niega que tenga planteado recortar la velocidad en carreteras convencionales
AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO

Tras la entrada en vigor de la reducción de la velocidad máxima en las carreteras urbanas, surgieron las voces que señalaron que la Dirección General de Tráfico (DGT) contemplaba una nueva disminución de la velocidad en las vías secundarias desde los 90 kilómetros por hora hasta los 70 kilómetros por hora.

“En las áreas con intersecciones y alto riesgo de colisiones laterales la velocidad apropiada sería de 50 km/h, mientras que, en las carreteras convencionales sin separación de carriles, para reducir el riesgo de colisiones frontales, el límite debería ser 70km/h”, expone la DGT en un comunicado donde pone como referencia a “organismos internacionales”. Sin embargo, en el escrito no se aclara si se valora una implantación próxima o si, simplemente, se trata de una recomendación para los usuarios de estas carreteras.

No obstante, desde la DGT han desmentido esta información, asegurando que no entra dentro de su planes implantar dichos límites a la velocidad. 

Limitación de velocidad en vías urbanas

Durante el día de ayer entraron en vigor los nuevos límites de velocidad para los vehículos que circulen por vías urbanas. El Real Decreto 970/2020 modifica el Reglamento General de Circulación y adapta la normativa con el objetivo de reducir en un 50% el número de víctimas y personas heridas en atropellos y colisiones en la próxima década.

Por ello, los vehículos que transiten por vías de plataforma única de calzada y acera tendrán que circular, como mucho, a 20 kilómetros por hora. En las vías de un único carril por sentido de circulación, la velocidad máxima ascenderá hasta los 30km/h. Por último, las vías con dos o más carriles por sentido tendrán como límite los 50km/h.

Además, con el establecimiento de los nuevos límites, se han actualizado los regímenes sancionatorios, por lo que las multas por exceso de velocidad han sido ampliadas hasta los 600 euros. También han aumentado los puntos a extraer en caso de superar la velocidad máxima permitida e, incluso, los ciudadanos que circulen a más de 60 km/h en zonas urbanas podrían incurrir en un delito contra la seguridad vial.