CORONAVIRUS

Fin del estado de alarma: la fórmula de Baleares para mantener el toque de queda

El Gobierno balear considera fundamental mantener las limitaciones para no poner en riesgo la temporada de turismo que está a punto de comenzar.

Fin del estado de alarma: la fórmula de Baleares para mantener el toque de queda
Atienza EFE

El próximo 9 de mayo es, para todos los españoles, una fecha marcada en el calendario desde hace seis meses. Este domingo decae el estado de alarma y, con él, los cierres perimetrales y el toque de queda en muchas comunidades autónomas del país. Con esto, se permitirá la movilidad nocturna en las calles, así como los desplazamientos entre las diferentes regiones de España que decidan abrir para comenzar una reactivación del turismo.

Entre las muchas comunidades que ya han confirmado su apertura y el fin de los horarios nocturnos, las Islas Baleares se muestran en contra de esta decisión, apelando que su situación epidemiológica no es la mejor como para permitir esta movilidad nocturna. Por ello, han decidido mantener el toque de queda y, ya que no habrá estado de alarma, el Gobierno autonómico ha tenido que recurrir a la Justicia balear, que lo ha aprobado.

Pese a ser una medida que ha dividido al tribunal en sus diferentes opiniones ante la gestión de la pandemia en el archipiélago, el Tribunal Superior de Justicia de las Baleares (TSJB) ha tomado la decisión este mismo miércoles por la mañana, en una reunión de urgencia desde la petición que el Ejecutivo hizo el pasado lunes. Tras horas de reunión, el toque de queda se quedará instaurado en las Islas Baleares desde el domingo hasta el próximo 23 de mayo, cuando se volverá a estudiar la situación epidemiológica de las islas.

La Fiscalía balear se opuso

Ante la caída del estado de alarma, y la solicitud del Gobierno balear para mantener las medidas, la Fiscalía de las islas se opuso a la continuidad de estas limitaciones al no estar amparadas bajo un estado de alarma o de una ley orgánica al afectar a derechos fundamentales blindados por la Constitución Española. Por ello, el Govern alegó que sí existían tres leyes que permitían la continuidad de estas restricciones ante la alerta sanitaria que se vive en las islas, sobre todo, con la temporada estival de turismo a punto de empezar.

El Ejecutivo Balear recurrió en su informe a la Ley 14/ 86 de la Ley General de Sanidad, en la ley 33/2011 de Salud Pública y en la ley autonómica de Salud de 2003. Además, incluyeron estadísticas de cómo es la relajación de estas medidas supuso un aumento de los contagios y, por tanto, de la incidencia del virus en la comunidad. Por ello, ha sido aprobado por el Tribunal Superior de Justicia de las Baleares.

Las medidas que Baleares mantendrá tras el estado de alarma

Además del toque de queda, que regirá en el archipiélago balear desde las 23h hasta las 6h, se limitará también el aforo en lugares de culto -al 50% de su capacidad-, se mantendrá el límite de seis personas en reuniones sociales, tanto en el interior como en el exterior y en espacios públicos o privados. Incluso en los interiores, las reuniones se restringen a un máximo de dos unidades familiares diferentes.

En cuanto a la entrada de turistas a las Islas Baleares, el gobierno pretende extender la exigencia de pruebas PCR a viajeros que entren por aeropuertos y puertos. Entre estos pasajeros se incluyen también todos los que procedan de cualquier parte de España.