EMPRESAS

Ikea recomprará muebles a sus clientes

La medida que estaba en pruebas en varias ciudades llega ahora al Reino Unido y próximamente a todos los países en los que opera la compañía.

Ikea recomprará muebles a sus clientes
EVERT ELZINGA AFP

La empresa sueca Ikea va a poner en marcha una estrategia en la que recomprará antiguos muebles de la compañía a sus clientes a cambio de un bono de compra en la propia tienda con el objetivo de mejorar su sostenibilidad y avanzar hacia un modelo circular, según informa la BBC.

La medida que se estaba probando a modo de prueba piloto en ciudades como Sydney, Lisboa, Edimburgo y Glasgow llegará ahora al Reino Unido y próximamente a los restantes 26 países donde Ikea tiene alguna tienda. Esta estrategia iba a llegar en noviembre de 2020, sin embargo, la pandemia hizo posponer la decisión.

“No estoy diciendo que tengamos todas las respuestas, pero aprendimos lo suficiente de las pruebas piloto como para decirnos que esto podría ser algo de valor real para nosotros y nuestros clientes”, explica al medio británico Hege Saebjornsen, experto en medio ambiente y sostenibilidad de la compañía.

¿Qué se podrá revender?

Los productos que los usuarios podrán vender de nuevo a Ikea serán cómodas, vestidores, mesas pequeñas, cajones de oficina, sillas, taburetes sin tapizar, mesitas de noche, escritorios y armarios. Según la BBC, Ikea pagará hasta un 50% del precio original en caso de estar en perfecto estado, un 40% si tiene algún daño menor y un 30% si está muy desgastado. El precio medio de los muebles que podrán ser revendidos será de unos 33 euros.

Además, Ikea comprará los muebles ya montados, ya que “los productos pueden dañarse cuando se desarman, por lo que solo podemos aceptar productos ensamblados. Mantiene la seguridad y la calidad del artículo”, explica el experto.

Ikea dará un vale de compra en la propia tienda sin fecha de caducidad y no dinero en efectivo. Al servicio, ya disponible en el Reino Unido, se accede desde la propia página web de la compañía, donde se rellena un formulario tras el cual se genera una oferta inicial. Posteriormente, el usuario tendrá que llevar el objeto a la tienda, donde será vendido en puntos aparte de la tienda genérica o reciclado.

Un mercado de segunda mano en auge

Saebjornsen también explicó que el mercado de segunda mano está, en general “creciendo rápidamente”, desde la ropa hasta los artículos del hogar, algo de lo que Ikea se espera aprovechar.

En declaraciones a The Guardian, Peter Jelkeby, gerente minorista de Ikea en Reino Unido e Irlanda, explicó que, con este sistema esperan “que el consumo circular sea una corriente principal; facilitando a los clientes la adquisición, el cuidado y la transmisión de productos de forma circular”.

Según Jelkeby, con esta medida, Ikea avanza “hacia nuestro objetivo de volvernos completamente circulares y climáticamente positivos para 2030” y plantea que tomarán otras medidas como que, para ese año, todos los productos estarán hechos de materiales “renovables, reciclables o reciclados” y su diseño se hará con el propósito de ser “reutilizados, reacondicionados, refabricados o reciclados”.