ACTUALIDAD

Impuesto a la vista en 2022 para los conductores

El Gobierno estudia crear un "pago por uso de la red viaria de carreteras" que se sumará a otras figuras tributarias como la de la matriculación.

Impuesto a la vista en 2022 para los conductores
Jero Morales EFE

“Es preciso desarrollar un sistema de pago por uso de la red de vías de alta capacidad que permita cubrir los costes de mantenimiento e integrar las externalidades negativas del transporte por carretera”. Rezaba el documento de 211 páginas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que presentó hace dos semanas Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

En este contexto, el Ejecutivo estudia la creación de un nuevo impuesto para usar las carreteras del país. Así lo ha acordado con Bruselas en el apartado 28 del Plan Remitido a la Unión Europea, recogido por la Cadena Ser. En dicho documento, el que el Ejecutivo apuesta por “crear un pago por uso de la red viaria de carreteras”. No obstante, el calendario establece que no se tomará una decisión al respecto hasta 2022.

Subida de los impuestos de circulación

Asimismo, el Gobierno de Pedro Sánchez planea subir los impuestos en materia de circulación, como la “revisión de las figuras tributarias que gravan la matriculación y la utilización de vehículos con objeto de adaptarlas a estándares medioambientales”. Además, plantea la posibilidad de incrementar más impuestos en el epígrafe “otras medidas en estudio”. Por último, propone también la “revisión de las bonificaciones de los hidrocarburos utilizados como carburante para la equiparación progresiva de los tipos impositivos en atención a su poder contaminante.”

Autopistas y autovías

El plan del Gobierno incluye igualmente la aplicación de un mecanismo de pago por la utilización de autopistas y autovías que entraría en vigor inicialmente en 2024, según informa El País. Sería un modelo inédito en España que aplicaría el peaje en los 12.000 kilómetros que hay en el país de estas carreteras.

Se trata de un plan que busca la convergencia con el resto de Europa en un momento en el que varias de las principales economías de la zona han decidido aplicar medidas similares. El pago afectaría a todos los usuarios y no habría disticiones entre particulares y transportistas.