RENTA

Retención IRPF en la nómina: ¿cuánto me tienen que retener y cómo se cambia para la Renta?

Las empresas están obligadas a retener una parte de la nómina de los trabajadores, que deberán ingresar a Hacienda como parte del pago correspondiente.

Retención IRPF en la nómina: ¿cuánto me tienen que retener y cómo se cambia para la Renta?
GOBIERNO DE CANTABRIA Europa Press

La campaña de la Declaración de la Renta 2021, correspondiente al ejercicio fiscal 2020, comenzó el pasado 7 de abril para su presentación a través de internet. Una de las claves para determinar si nos tocará pagar o que nos devuelvan es el Impuesto sobre Renta de las Personas Físicas (IRPF) que tenemos en nuestra nómina como trabajadores.

Estas retenciones no son otra cosa que un adelanto que se hace a Hacienda sobre lo que nos tocará pagar a la hora de hacer la declaración de la renta. De estas depende el resultado final: si sale a pagar o sale a devolver va en función de cómo el IRPF de la nómina se acerque a la cantidad que corresponde a cada uno. El tipo total resulta de los tramos estatales y autonómicos.

Tramos del IRPF y retención en nómina

Lo primero a tener en cuenta es que el IRPF es un impuesto progresivo: va en aumento en función de cómo crezcan los ingresos. Para ello, se establecen los seis tramos que se exponen a continuación.

TRAMOS TIPO ESTATAL TIPO AUTONÓMICO TIPO TOTAL
Hasta 12.450 euros 9,5% 9,5% 19,0%
De 12.250 a 20.200 euros 12,0% 12,0% 24,0%
De 20.200 a 35.200 euros 15,0% 15,0% 30,0%
De 35.200 a 60.000 euros 18,5% 18,5% 37,0%
De 60.000 a 300.000 euros 22,5% 22,5% 45,0%
Más de 300.000 euros 24,5% 22,5% 47,0%

Las empresas están obligadas a realizar esta retención del IRPF en la nómina de sus trabajadores en función de los tramos establecidos, así como a informar de dicha retención e ingresar los importes en Hacienda. Para calcular esta retención se tienen en cuenta varios factores: salario, discapacidades, duración del contrato, etc.

Sin embargo, el Real Decreto 1461/2018 de 21 de diciembre establece que no se realizará retención sobre los rendimientos del trabajo cuando la cuantía no supere unos límites concretos, en función del número de hijos y otros descendientes y la situación propia del contribuyente.

El trabajador, asimismo, no podrá elegir el IRPF que se le deduce en nómina. Estos deberán comunicar al pagador la situación familiar y personal que influye en el importe excepcionado de retener, la determinación del tipo de retención y las regularizaciones de este. Se podrá solicitar dicha reducción cuando se vaya a tener derecho a aplicarse en el ejercicio la deducción por inversión en vivienda habitual.