ACTUALIDAD

Francia prohibirá los vuelos cortos

La Asamblea Nacional ha aprobado la limitación de vuelos nacionales que puedan realizarse en tren en menos de dos horas y media.

Francia prohibirá los vuelos cortos
TOBIAS SCHWARZ AFP

Francia ha comenzado ya su lucha contra el cambio climático. El país galo prohibirá sus vuelos nacionales que puedan realizarse en tren en menos de dos horas y media. Una decisión que se indica ya en el artículo 36 de la Ley de lucha contra el cambio climático que ha sido aprobada el pasado 10 de abril por la Asamblea Nacional de Francia. Sin embargo, dicha prohibición está pendiente de la aprobación por el Senado del país.

La intención de minimizar los servicios regulares de transporte aéreo de pasajeros en los trayectos en el interior del país se basa en reducir en mayor medida las emisiones de carbono, en la lucha que el país mantiene con el cambio climático. Esta prohibición entraría en vigor "el último domingo de marzo del año siguiente al de la promulgación de la ley”, según se puede leer en la página web de la propia Asamblea Nacional.

La limitación de los vuelos de corto recorrido -y su alternativa ferroviaria- es una de las pautas del proyecto de ley del clima y la resiliencia que se presentó el pasado mes de febrero en el Consejo de Ministros del país francés. Un proyecto innovador desarrollado por la ministra de Transición Ecológica, Barbara Pompili, y cuyo texto fue asumido por el Gobierno de Emmanuel Macron. Además, estas propuestas también se construyeron gracias a la participación de entidades sociales, para el debate del problema climático.

Los vuelos más afectados

Los principales objetivos que esconde el artículo 36 de esta nueva ley, se encuentra la eliminación de los vuelos cortos regulares entre París -aeropuerto de Orly- y Nantes, o Lyon y Burdeos. Estos son solo algunos ejemplos de los vuelos que podrían sufrir grandes consecuencias si el Senado aprueba las prohibiciones, en su objetivo de "reducir sus emisiones de carbono, en Francia, en un 40% de aquí a 2030 con respecto a los niveles de 1990”.

“Elegimos el umbral de 2:30 horas porque 4 horas dejaría territorios a menudo sin salida al mar como el gran Macizo Central... Sería injusto en términos de equidad territorial”, argumentó el ministro de Transportes Jean- Baptiste Djebbari, después de manejar una franja de hasta cuatro horas en tren para la prohibición de los vuelos nacionales.

Prohibición con grandes críticas

Pese a que el Gobierno francés insiste en que esta ley supone un paso muy importante para la lucha contra el cambio climático, diversos grupos ecologistas consideran las medidas flojas, esperando más ambición por parte de las autoridades. Tampoco han faltado las protestas o la indignación de parlamentarios de diferentes bandos ante las prohibiones de los vuelos cortos y su alternativa ferroviaria.

De hecho, Joël Aviragnet, del Partido Socialista en Haute-Garonne, criticó el "costo humano desproporcionado" de esta medida y advirtió contra la pérdida de puestos de trabajo en la aeronáutica. También se unieron a las quejas Jean-Marie Sermier y Martial Saddier, del partido Los Republicanos, indicando que esta limitación de vuelos supone “romper un sector excepcional”, muy afectado ya por la pandemia del coronavirus.