ACTUALIDAD

Declaración de la Renta a devolver: ¿Cuál es el plazo que tiene Hacienda para ingresar el dinero?

La Agencia Tributaria tiene seis meses para pagar la cantidad consignada a los contribuyentes, a partir del último día de campaña, es decir, el 30 de junio.

Declaración de la Renta a devolver: ¿Cuál es el plazo que tiene Hacienda para ingresar el dinero?
EFE

Del 7 de abril al 30 de junio, los contribuyentes podrán presentar la declaración de la Renta para informar a la Agencia Tributaria sobre los ingresos anuales percibidos durante el año fiscal de 2020. Con la crisis económica que ha provocado la COVID-19, los declarantes esperan que esta declaración del IRPF no les salga a pagar, sino que puedan percibir una pequeña cantidad de vuelta. Dinero que no es ningún premio, sino una devolución por haber pagado más durante el año.

Para saber quién debe pagar, hay que fijarse en el resultado de la declaración, que será el producto de la siguiente operación: casillas ([550] - [551] + [552] - [562] + [563] - [575] + [576] - [589] + [590] - [591] + [592]). En caso de que el resultado que obtenido salga en positivo (+), el contribuyente tendrá que pagar ese importe indicado a la Agencia Tributaria y será cobrado automáticamente de la cuenta bancaria indicada en el modelo. En cambio, si sale negativo (-), será Hacienda quien deba ingresar la cantidad que resulte a favor del declarante.

Hacienda tiene seis meses para devolver el importe

Hacienda cuenta con un plazo de seis meses para pagar la cantidad consignada a los contribuyentes, a contar desde el día que termina el plazo para presentar la declaración, es decir, desde el 30 de junio. Ese periodo de seis meses también se aplica si la declaración se presenta fuera de plazo, es decir, si se hace el 15 de julio, la Agencia Tributaria tendrá de margen para pagar hasta el 15 de enero. Además, el ingreso se puede demorar en función de la cuantía. Si esta supera los 3.000 euros, los plazos pueden alargarse considerablemente. No obstante, el dinero suele llegar siempre antes de que se cumpla la fecha límite.

En caso de que Hacienda tarde más de lo debido, la administración está obligada a incluir unos intereses de demora, una compensación al contribuyente de un 3,75%. Pero este recargo solo se aplica si el retraso es imputable a la Agencia Tributaria, no si se debe a que la declaración no se haya cumplimentado correctamente, no contenga la documentación exigida o carezca de los datos correctos para el pago. Si la entidad solicita más información o considera que la declaración no se cumplimentado correctamente, el plazo de seis meses no computa.