CORONAVIRUS

Janssen podría tener que desechar 62 millones de dosis de su vacuna

Una investigación realizada por 'The New York Times' revela que las dosis podrían estar contaminadas por mezclar los ingredientes de dos vacunas diferentes.

Janssen podría tener que desechar 62 millones de dosis de su vacuna
FREDERIC J. BROWN AFP

Continúan los problemas en la planta de producción que Emergent BioSolutions tiene en Baltimore, Estados Unidos. La semana pasada, un error humano provocó la pérdida de 15 millones de vacunas contra la COVID-19 de Janssen, filial de Johnson & Johnson. The New York Times informó de que los trabajadores de la fábrica mezclaron accidentalmente los ingredientes de la vacuna de Janssen y la de AstraZeneca, que también se elabora ahí. El martes, el medio norteamericano publicó una investigación en la que aseguraba que otros 62 millones de dosis de Janssen podrían estar contaminadas, con lo que tendrían que tirarse a la basura también.

Las incidencias se repiten

Emergent BioSolutions se defendió tras la pérdida de estos 15 millones de vacunas, alegando en un comunicado que “el descarte de un lote de sustancia farmacéutica a granel, aunque es decepcionante, ocurre ocasionalmente durante la fabricación de la vacuna, que es un proceso biológico complejo y de varios pasos”. Sin embargo, lo cierto es que, hasta ahora, ni una sola dosis ha superado los controles de calidad para ser inoculada en la población.

Cuando comenzó la pandemia, la fábrica se convirtió en la principal ubicación de Estados Unidos para fabricar las vacunas contra la COVID-19 desarrolladas por Johnson & Johnson y AstraZeneca, produciendo alrededor de 150 millones de dosis hasta la semana pasada. Pero The New York Times encontró “problemas graves” en sus prácticas, entre los que se encuentran una “cultura corporativa que a menudo ignora o se salta pasos” y “un patrocinador gubernamental, la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado, que actúa más como socio que como policía”.

Además, estos no son los primeros incidentes en los que la compañía pierde producción. Entre octubre de 2020 y enero de 2021, Emergent BioSolutions tuvo que descartar cinco lotes de AstraZeneca, de entre dos y tres millones de dosis cada uno, por estar contaminados o por ser sospechosos de estarlo, según fuentes de la compañía, del Gobierno y un antiguo supervisor de la empresa. Las auditorías observaron que Emergent “no había seguido algunos estándares básicos de la industria en la planta de Baltimore” y hallaron “deficiencias repetidas en los esfuerzos para desinfectar y prevenir la contaminación”.

La llegada de vacunas a España no se verá afectada

Estos problemas provocaron un retraso en la llegada de dosis a Estados Unidos, aunque Janssen confía en que no se demore mucho la entrega. En cambio, esta situación no afecta a España, ya que las vacunas que ha adquirido la Unión Europea se fabrican en Países Bajos. Así, está previsto que nuestro país reciba las primeras dosis el 15 de abril y que lleguen 5,7 millones de dosis “antes del mes de junio”, según avanzó el martes Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Una vez esté en España, la vacuna de Janssen “se utilizará de forma paralela a las vacunas de ARNm o de AstraZeneca, priorizando los grupos etarios de mayor edad”, según recoge la quinta actualización de la Estrategia de Vacunación.