ACTUALIDAD

La 'holandesa', la técnica que recomienda la Guardia Civil al bajar del coche

El perfil oficial de la Guardia Civil comparte esta técnica, habitual en Países Bajos, que ayuda a evitar las colisiones al bajar del vehículo.

La 'holandesa', la técnica que recomienda la Guardia Civil al bajar del coche
Pixabay

Dentro de los muchos accidentes que pueden suceder en el centro urbano de las ciudades, está el de abrir la puerta del vehículo sin habernos asegurado de que viniera alguien por detrás. Este hecho ha provocado numerosos percances, tanto para ciclistas como motoristas y automóviles. Por eso, la Guardia Civil comparte en sus redes sociales una técnica poco habitual en España.

"Cuando circules por la ciudad ¡márcate! una holandesa", indica el perfil de la Guardia Civil en Twitter para advertir sobre el peligro de no mirar bien cuando vamos a bajar del vehículo. "Al abrir la puerta de tu vehículo hazlo con la mano derecha en lugar de con la izquierda. Evitarás golpes con ciclistas, motoristas u otros usuarios", precisa la publicación, que adjunta un vídeo con numerosos accidentes de este tipo.

Se trata de una forma habitual de proceder en Países Bajos y que en España apenas se emplea en España. Consiste en abrir la puerta (cualquiera de ellas) con la mano contraria a la que sería la natural. Esto es, en caso del piloto, abrirla con la mano derecha. De esta forma, con el movimiento, se cubren con la mirada los ángulos muertos del retrovisor. De forma complementaria, también se debe mirar hacia atrás y, en todo caso, abrir la puerta ligeramente para avisar de la maniobra.

Famoso en Países Bajos

Con una gran cantidad de neerlandeses moviéndose en bicicleta, este método intenta evitar los accidentes para ellos como para los motoristas, más desprotegidos en una colisión. El objetivo que todos los puedan circular sin correr el riesgo de salir heridos. Allí, esta forma está interiorizada entre los conductores.

Así, la Guardia Civil recomienda este sistema aún estando con el vehículo parado. Antes de abrir bruscamente la puerta sin tener en cuenta lo que nos rodea, debemos mirar que no interrumpamos la circulación a ninguno de los posibles vehículos que puedan circular.