CORONAVIRUS

El rasgo común de reinfectados y asintomáticos

Un estudio ha revelado que ambos pueden desarrollar la misma respuesta inmune frente al virus, "lo que podría predecir el riesgo de infección recurrente".

El rasgo común de reinfectados y asintomáticos
ANDRE COELHO AFP

Hasta ahora, casi todos los análisis sobre la respuesta inmunitaria del organismo se han centrado en casos de pacientes sintomáticos. Sin embargo, un nuevo estudio elaborado por investigadores del Hospital Universitario de Guangzhou (China) y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Guangzho ha descubierto que el sistema inmunológico genera la misma respuesta inmune ante la COVID-19 en pacientes asintomáticos y en aquellos que se he han contagiado por segunda vez.

Para llegar a esta conclusión, los científicos analizaron “exhaustivamente” entre marzo y mayo de 2020 el repertorio de receptores periféricos de células T (TCR) de 54 pacientes con COVID-19 en diferentes fases: 11 asintomáticos, 19 sintomáticos, 14 convalecientes y 10 reinfectados. Asimismo, se reclutaron 16 personas sanas como grupo de control.

Utilidades y limitaciones

Tras realizar una alta secuenciación, los científicos observaron “respuestas inmunes progresivas desde la fase asintomática hasta la sintomática”. “Además, los perfiles de TCR de los casos positivos re-detectables fueron muy similares a los de los pacientes asintomáticos, lo que podría predecir el riesgo de infección recurrente”, añaden los autores de la investigación, publicada en bioRxiv, aunque no ha sido revisada por pares todavía. “Estos hallazgos suponen que la vigilancia del repertorio de TCR tiene el potencial de fortalecer el manejo clínico y el desarrollo de inmunoterapia para la COVID-19”, como células T diseñadas para la infusión, concluyen.

No obstante, también reconocen algunas limitaciones del estudio. Por un lado, “múltiples fases de COVID-19 se caracterizaron mediante muestras de sangre recolectadas de diferentes individuos, en lugar de muestras secuenciales de los mismos pacientes infectados. Por lo tanto, se necesitan estudios longitudinales adicionales para calibrar las trayectorias inmunológicas de la COVID-19”. En segundo lugar, estos pacientes incluidos en el ensayo fueron tratados con diversas terapias y medicamentos, “que pueden tener efectos inmunomoduladores divergentes”. En consecuencia, se deberían realizar ensayos clínicos con pacientes que hayan recibido el mismo tratamiento.