CORONAVIRUS

Varios países de la UE inician negociaciones unilaterales para la producción de vacunas

Austria, Dinamarca y la República Checa, miembros del grupo autodenominado 'First Moves Countries', contactarán con Israel para la elaboración de dosis.

Varios países de la UE inician negociaciones unilaterales para la producción de vacunas
LISI NIESNER REUTERS

 Algunos países europeos están descontentos con las dosis de vacunas que están llegando al continente, por iniciarán negociaciones por su cuenta para la producción de vacunas. El canciller austríaco, Sebastian Kurz anunció este martes que Austria y Dinamarcadejarán de depender en el futuro de la Unión Europeaen el campo de la vacunación y prevén cooperar con Israel en la producción de fármacos para nuevas mutaciones del coronavirus. “Los expertos calculan que se necesitarán vacunas anuales para cerca de seis millones de austríacos. Por eso, cooperaremos estrechamente con Dinamarca e Israel en la investigación y producción de vacunas”, reveló en un comunicado enviado a la agencial local APA.

Kurz asegura que el acceso a las vacunas a través de la UE ha sido “correcto” hasta ahora. Sin embargo, critica que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) “es demasiado lenta en la aprobación de las vacunas y hay cuellos de botella en el suministro por parte de las empresas farmacéuticas”.

Por ello, el jefe del Gobierno informa de “un cambio de rumbo” en la estrategia de vacunación no solo de su país, sino también de Dinamarca, Grecia y la República Checa, en el marco de una cooperación en la que participarían también Australia y Noruega. Todas estas naciones pertenecen a un grupo autodenominado First Moves Countries, formado durante la primera ola de la pandemia, cuando acordaron intercambiar experiencias tras verificar que eran más exitosos que otros en la lucha contra la COVID-19. Según la agencia local APA, Kurz abordará este asunto con su homólogo israelí, el primer ministro Benjamín Netanyahu, en la visita que tiene previsto hacer el jueves próximo a Israel.

Vacunación anual

Tras escuchar las advertencias de los expertos, Kurz ha insistido en que “tenemos que prepararnos para más mutaciones y no debemos seguir dependiendo sólo de la UE para la producción de vacunas de segunda generación”. Además, ha recordado la visión de muchos científicos de que la población deberá renovar su inmunización con regularidad en los próximos años. Para afrontar ese reto, todos los miembros del grupo “pionero” dejarán “de depender en el futuro de la UE y, junto con Israel, producirán dosis de vacunas de segunda generación para otras mutaciones del coronavirus en los próximos años, además de investigar conjuntamente opciones de tratamiento”.

Asimismo, ha calculado que Austria, con 8,9 millones de habitantes, necesitará al menos 30 millones de dosis de vacunas, pues, según los expertos, dos tercios de la población tendrá probablemente que vacunarse anualmente en los próximos años.

Producción local

En las semanas pasadas, Viena criticó de forma reiterada a la EMA, acusándola de ser demasiado burocrática en la toma de decisiones, y mostró su disposición a facilitar y fomentar la producción de vacunas de diverso origen, incluida la rusa Sputnik V, en territorio austríaco. En el marco de la preparación de su viaje a Israel, Sebastian Kurz tiene previsto reunirse con representantes de las principales empresas farmacéuticas de la república alpina.

La UE defiende su estrategia

La respuesta de la Comisión Europea (CE) al anuncio llegó ese mismo día. Se apresuró a defender su estrategia de inmunización, consistente en cerrar acuerdos con las farmacéuticas en nombre de los 27 estados miembros. “Siempre ha habido un gran apoyo al enfoque conjunto de la estrategia de vacunación, basado en la cooperación y la coordinación de los Estados miembros”, dijo el portavoz de Sanidad del Ejecutivo comunitario, Stefan De Keersmaecker. Además, argumentó que la estrategia ha permitido comprar un total de 2.500 millones de dosis de vacunas y que actualmente está previsto que se produzcan 1.500 millones, tras la aprobación de los fármacos de Pfizer-BioNTech, Moderna y AstraZeneca.