CORONAVIRUS

El espectacular dato sobre la efectividad de las vacunas en las residencias de mayores

La llegada de las vacunas ha supuesto un hecho diferencial en la lucha contra la pandemia y su efecto se está notando en las residencias de mayores, duramente castigadas por la irrupción del SARS-CoV-2.

covid-19, salud, enfermedades, vacunas, residencias de mayores
Jesús Diges EFE

Un total de 29.408 mayores han fallecido en residencias a causa de la COVID-19 o síntomas compatibles, según un informe con los datos agregados remitidos por las comunidades autónomas al IMSERSO sobre la situación de los centros residenciales de su territorio. El documento revela que en 2020 fallecieron en residencias de mayores un total de 16.281 personas con Covid-19 confirmado, y otras 9.859 con síntomas compatibles.

Un verdadero drama que si además tenemos en cuenta que al menos 86.219 mayores (68.745 corresponden a 2020) se han contagiado en las más de 5.400 residencias que hay en España. Es decir, según la estadística oficial prácticamente 1 de cada 3 residentes ha fallecido en centros sociosanitarios desde el comienzo de la pandemia.

Afortunadamente, la llegada de las vacunas está cambiando completamente el panorama ya que los contagios en las residencias, y con ello la posibilidad de lamentar más fallecimientos, se han desplomado. El efecto de las vacunas es real ya que por ejemplo, los positivos han disminuido un 95% en la semana entre el 24 de enero y el 21 de febrero.

De este modo, el papel desempeñado por plan de vacunación, que arrancó el pasado 27 de diciembre con la inoculación de la primera dosis a Araceli Rosario Hidalgo, residente de 96 del centro público de mayores Los Olmos (Guadalajara), es un de los factores que han provocado el cambio de tendencia y el descenso pronunciado en el número de contagios, 215, y de muertes, 157, del 15 al 21 de febrero.

¿Son las vacunas las únicas responsables?

A pesar de que cada vez hay más indicios de que la inmunización en las residencias es el principal factor que ha provocado el vertiginoso descenso de casos y muertes, los expertos también barajan otros motivos que pueden ayudar a explicar un cambio tan significativo de tendencia.

La vacunación ha supuesto un hecho diferencial puesto que los protocolos no han variado en las últimas semanas y el control en los centros sociosanitarios es muy elevado. Así pues, nada ha cambiado salvo las vacunas. Pero la situación es más compleja.

No en vano, también puede achacarse la mejoría de las cifras a las restricciones vigentes en todo el territorio nacional, que han reducido la transmisiblidad y que han cristalizado en un vertiginoso descenso en la incidencia acumulada generalizado. Además, el hecho de haya muchos usuarios que ya han pasado la enfermedad y que las residencias se convirtieron en verdaderas fortalezas para proteger a sus usuarios ha desempeñado igualmente un papel fundamental a la hora de controlar la situación. Las vacunas han acelerado el proceso, pero todo suma.

La esperanza a las residencias llega en 2021

  • Teniendo en cuenta los datos por semanas desde que comenzó 2021, se observa que los fallecimientos en residencias fueron en aumento hasta la semana del 25 al 31 de enero, cuando se registraron 719 muertes de mayores por Covid, y desde entonces se produce un descenso: 562 fallecimientos en la primera semana de febrero, 348 en la segunda y 157 en la tercera.
  • Esta curva descendente también se aprecia en el número de casos de mayores en residencias que han contraído el virus, un dato que viene descendiendo desde la segunda semana de enero, cuando eran 4.502 casos. Desde entonces, ha descendido a 4.439 en la siguiente semana, 3.251 en la última de enero; 1.818 en la primera semana de febrero; 814 en la segunda, y 215 casos en la tercera de febrero.