ACTUALIDAD

Cómo lavar mascarillas reutilizables: la OCU nos saca de dudas

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerda las tres formas diferentes que hay de lavar las mascarillas reutilizables correctamente.

Cómo lavar mascarillas reutilizables: la OCU nos saca de dudas
Carme Ripollés - Europa Press EUROPA PRESS

La pandemia del coronavirus pilló al mundo descolocado y, durante los primeros días, la falta de material sanitario se hizo evidente: el stock de mascarillas no era suficiente a nivel mundial ante la gran demanda por parte de todos los países. Junto con el lavado de manos y la distancia social, el empleo de mascarilla es una de las normas básicas para frenar la propagación del virus.

En esos primeros compases surgieron, también, las dudas de si era posible lavar las mascarillas y, en caso afirmativo, cómo hacerlo. Ya casi un año después, tenemos la certeza de que según que tipo de mascarillas, las reutilizables, se pueden lavar para continuar su uso de forma segura para todos: tanto el que la usa como el resto de personas.

Al respecto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerda la forma correcta en que deben lavarse, al tiempo que advierte que, en el caso de las FFP2, estas deben indicar que son reutilizables (marcadas con la etiqueta R), en cuyo caso se debe hacer mediante "un procedimiento de desinfección profesional". Para las demás mascarillas reutilizables, se pueden seguir diversas formas.

Formas de lavar las mascarillas

  • Usar un detergente normal y agua a una temperatura entre 60°C y 90°C (un ciclo normal de lavado).
  • Sumergirla en una dilución de agua con lejía (con una proporción de 1:50) durante unos 30 minutos. después, lavar con agua y jabón y aclarar para eliminar los restos de lejía.
  • Finalmente, emplear un viricida autorizado, que siga la normativa EN 14476. Después de su aplicación, lavar con agua y jabón para no dejar restos químicos.

Recomendaciones de la etiqueta

Estas tres pautas son de carácter general, pues en la etiqueta del producto pueden venir las propias indicaciones de lavado y cosas que no se deben hacer. De forma habitual, las textiles se deben lavar antes de su primer uso, mientras que las higiénicas reutilizables suelen venir ya higienizadas, listas para su uso inmediato.

Entre las textiles, algunas no recomiendan el uso de lejía con el fin de proteger los colores. En las indicaciones, también pueden venir indicaciones como el hecho de no secarlas en la secadora. El secado, en este caso, se puede realizar al aire libre, preferentemente al sol, durante un par de horas.