CORONAVIRUS

Mascarillas FFP2: ¿qué ocurre si se mojan y cuántos días aguantan?

En caso de que este tipo de material entre en contacto con líquido, por ejemplo a causa de la lluvia, sus propiedades cambian y afecta a su capacidad de filtración.

Mascarillas ffp2 lluvia mojadas duración eficacia coronavirus

Aunque ya llevamos casi un año con la pandemia de la COVID-19 en nuestras vidas y con ello la obligatoriedad de usar la mascarilla, conviene tener en cuenta todos los supuestos en los que estas son más o menos efectivas frente a un posible contagio. Uno de los supuestos más probables en esta época del año es precisamente que la mascarilla se moje, por ejemplo por la lluvia.

Ante esto, desde comienzos de esta situación de tener que llevar la mascarilla de manera obligatoria, se ha hablado mucho sobre los efectos del agua en las mismas. Aunque es una cuestión general, también varía en función del tipo de mascarilla. Y con respecto a las FFP2, la consecuencia está clara, pierde eficacia.

La capacidad de filtración de las mascarillas disminuye

Según explica la investigadora ambiental María Cruz Minguillón, del Instituto Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), en unas declaraciones recogidas por el portal Maldita Ciencia, “el material de las mascarillas cambia sus propiedades cuando se moja y su capacidad de filtración se puede ver afectada. Por eso no se han de mojar”.

Además, en este artículo publicado en 2015 al que hace referencia ella, se dice que “los investigadores muestran que con el tiempo la penetración aumenta, es decir, la capacidad de filtración disminuye, para humedades relativas altas”.

Por lo general, se ha advertido siempre que no es seguro que el material mantenga su capacidad de filtración y la recomendación, ante la duda, es cambiarlas.

Cuánto dura la mascarilla FFP2 si se moja

Para empezar, la mascarilla FFP2 solo es eficaz y filtra el 94% de las partículas si está ajustada correctamente. Es decir, aportan una protección en torno al 95%. Sin embargo, por más que esté colocada de la mejor manera posible, esa efectividad ya se ve disminuida por el agua cuando impacta en su textura.

“Los fabricantes dicen que tires la mascarilla cuando esté sucia o mojada, lo que implica de forma no explícita que no aseguran que los materiales mantengan la eficacia de filtración cuando se mojan”, explica Víctor Jiménez Cid, catedrático del departamento de Microbiología y Parasitología en la Universidad Complutense de Madrid.

Aunque cada fabricante debe indicar la duración de una mascarilla FFP2, la duración de estas recomendada por el Ministerio de Sanidad es de no más de 4 horas, aunque podría ser de más si no se ensucia, humedece o deteriora, desde las 8 a las 20 horas. En el supuesto de entrar en contacto con algún líquido, ya está deteriorándose, por lo que sería arriesgarse si se toma la decisión de seguir usándolas. Es recomendable cambiarla para prevenir cualquier infección por la pérdida de eficacia.

Depende también de cuánto se mojen. Si se moja mucho es conveniente desecharlas porque el tejido se deteriora. Si es solo un poco de humedad como consecuencia de lluvia, sí podría intentar dejar secar. En caso de que sea por sudor o humedad proporcionada por nuestros fluidos corporales, aquí no hay negociación posible y hay que desecharla.