ACTUALIDAD

Preocupación en el País Vasco por la presencia de ‘Ranavirus’

Esta enfermedad, que ataca a los anfibios y provoca la muerte de gran parte de los que lo contraen, se está propagando por todo el país.

Preocupación en el País Vasco por la presencia de ‘Ranavirus’

La Unidad Mixta de Investigación de Biodiversidad del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en una observación conjunta con la Sociedad de Ciencias Aranzadi y el Instituto Alavés de la Naturaleza, han detectado contagios por ‘Ranavirus’ en el País Vasco.

Este virus ataca principalmente a los anfibios hasta el punto de que es capaz de terminar con sus vidas. Sin embargo, también podría llegar a afectar a reptiles y peces. Según los investigadores, la enfermedad “se está propagando de forma rápida por toda la península Ibérica, aunque afecta en mayor medida a la zona norte del país”.

Un virus extendido

Los científicos han analizado restos de ejemplares de tritón que han muerto en varias zonas de la comunidad autónoma durante los últimos años. Los resultados obtenidos confirman que los animales eran positivos en esta enfermedad, que les provoca hemorragias hasta el punto de que la sangre no circula con normalidad y los anfibios terminan muriendo por necrosis.

Desde la Sociedad de Ciencias Aranzadi explican que este virus está presente tanto en zonas protegidas como en lugares no protegidos. “Ha habido brotes en Parques Nacionales, como los Picos de Europa”, subrayan.

Los expertos relacionan la enfermedad con el “trasiego humano”, aunque hay otros factores, como el cambio climático o la contaminación que favorecen a que los anfibios sean más proclives a contraer la enfermedad. De hecho, podría existir una relación directa entre el coronavirus y el ‘Ranavirus’, pues el deterioro medioambiental favorece al desarrollo de la zoonosis, es decir, la aparición de enfermedades que se transmiten directamente entre animales.

Seguimiento de enfermedades

Los investigadores han insistido en la importancia de realizar un seguimiento de las poblaciones de anfibios para detectar estas enfermedades y evitar los fallecimientos masivos en el grupo vertebrado más amenazado por estos brotes infectivos. Tanto es así, que un 41% de las especies están en declive a causa de la pérdida de hábitats naturales donde vivir y a las enfermedades emergentes.