CORONAVIRUS

Emoción en el teatro Gran Vía: la foto de la esperanza

Más de 200 personas mayores inmunizadas de residencias de la Comunidad de Madrid regresaron este miércoles al teatro tras un año marcado por la pandemia.

Emoción en el teatro Gran Vía: la foto de la esperanza
JUAN CARLOS HIDALGO EFE

Las residencias de personas mayores han sufrido el duro impacto de la pandemia del coronavirus durante toda la crisis, pero la vacunación de los usuarios de estos centros está cambiando la situación. El proceso de inmunización está permitiendo que los hombres y mujeres que viven en estos lugares puedan volver a realizar actividades que durante el último año no había sido posibles a causa de la enfermedad.

Este ha sido el caso de un grupo de más de 200 personas mayores de la Comunidad de Madrid que ha acudido este miércoles al teatro tras mucho tiempo sin poder hacerlo. Los ancianos, todos ellos usuarios de residencias que han sido inmunizados, acudieron a una representación matinal que tuvo lugar en el Teatro EDP Gran Vía.

Se trataba de un evento especial organizado para celebrar el segundo aniversario de esta sala. "No se nos ocurría mejor forma de llevar a cabo esta celebración que ofreciéndoles la oportunidad de disfrutar de la cultura a aquellos que más han sufrido durante la pandemia", afirmaron representantes de EDP España en declaraciones que recoge Europa Press.

"El primer día de una nueva vida"

Los mayores pudieron presenciar un monólogo de Santi Rodríguez. El humorista conoce de primera mano la dureza de la COVID-19 tras haber perdido a su padre a causa de la enfermedad y por ello no ocultó su emoción por este evento. “Hoy me hubiera gustado que estuviese mi padre entre el público. Se lo llevó el virus y sé lo mal que se pasa, lo mal que lo han pasado, hoy es un día especial", afirmó a Telemadrid.

Jesús Cubero, miembro de la patronal de las residencias privadas, señaló en el mismo medio que iniciativas de este tipo suponen el inicio de un futuro esperanzador. "Para los mayores hoy es el primer día de una nueva vida", aseguró en Telemadrid.

Como informa la agencia EFE, el acto del que han podido disfrutar estas personas contaba además con un lado benéfico, ya que el Medidor del Teatro Gran Vía es el primero capaz de convertir la energía del público en kilovatios hora a través de las emociones que generan las personas en la sala (aplausos, vítores…), y toda ella se destinará a la ONG Adopta Un Abuelo.