CORONAVIRUS

Se le vuelven negros tres dedos por el coronavirus y se los tienen que amputar

La mujer, de 86 años, se contagió en abril de 2020 en Italia y sufrió esta grave secuela que puede provocar la enfermedad en las falanges.

Dedos negros coronavirus trombosis secuela grave estudio

La revista científica European Journal of Vascular and Endovascular Surgery ha publicado un llamativo caso para explicar una de las secuelas más graves que se pueden sufrir a raíz de contagiarte de coronavirus. Se trata de una mujer de 86 años que pilló el virus en Italia en abril de 2020.

Tras contraer el COVID-19, la anciana empezó a tener coágulos de sangre en algunos dedos de la mano, provocándole poco a poco una gangrena a medida que la sangre tenía dificultades para acceder a las falanges. Como consecuencia, los dedos empezaron a ponerse negros y a hincharse por completo, desde los nudillos.

Finalmente, tras varios tratamientos, siendo imposible solucionar la pérdida de sangre y la ausencia de flujo, la única alternativa posible valorada por los médicos fue la de amputarlos. Esto ocurrió en aquellos meses de 2020, pero ha sido ahora cuando se ha publicado el ejemplo dentro del artículo.

El 26% de los pacientes con coronavirus en UCI sufren trombosis

El estudio publicado en la revista se basa en las investigaciones y pruebas realizadas precisamente en dos hospitales españoles, los Hospitales Universitarios Vall d'Hebron de Barcelona y Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona).

230 pacientes que se encontraban en UCI en abril de 2020 en estos centros han sido los estudiados, en la que se ha considerado como “la serie publicada más grande del mundo de pacientes con Covid-19 y trombosis en UCI”, según el comunicado que ha sido difundido.

La conclusión del estudio ha sido que el 26,5% de los pacientes graves con coronavirus, que ingresan en UCI, sufren una trombosis venosa o pulmonar, siendo asintomática en un 62% de los casos.

La relación entre la trombosis y el coronavirus

El estudio revela que esta secuela, considerada grave, sucede cuando el organismo genera una respuesta inmune, denominada “tormenta de citoquinas”, para atacar tejidos enfermos y sanos. Sería el caso de la anciana de 86 años.

Para el doctor Sergi Bellmunt, jefe del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular del Hospital Vall d'Hebron e investigador del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR), las trombosis se producen por el coronavirus, pero también por “la inmovilización de los pacientes y el tratamiento que necesitan, como la implantación de catéteres".

Los asintomáticos serían, en palabras del doctor, “pacientes que en muchas ocasiones están intubados y no pueden expresar bien si notan algún síntoma”. Uno de los síntomas más normales es la presencia de edemas en las piernas, de los más característicos, y al estar tumbados no se manifestaría y pasaría desapercibida la trombosis venosa.