CORONAVIRUS

La segunda ola explota en Francia

Los datos de las últimas semanas han llevado al Gobierno francés a decretar la alerta máxima en ocho ciudades del país y a decretar el cierre de bares.

La segunda ola explota en Francia
Gonzalo Fuentes Reuters

La pandemia del coronavirus sigue golpeando a todos los países del mundo y vuelve con la misma fuerza con la que llegó en los primeros meses de la crisis sanitaria. Aunque los casos son más leves, los positivos siguen aumentando y ya son más de 36,8 millones de contagios en todo el mundo, según los datos de la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

En el plano europeo, Rusia se sitúa como el primer país más afectado por la COVID-19 con 1,26 millones de casos y 22.137 muertos y le sigue España, que acumula 861.112 personas contagiadas y 32.929 víctimas mortales.

Casi 27.000 contagios en 24 horas

Después se sitúa Francia, que ha disparado sus contagios y ve cómo su situación se agrava por momentos. El Ministerio de Sanidad del país ha informado este sábado de 26.896 nuevos contagios detectados en las últimas 24 horas, un récord histórico desde que comenzó la pandemia, lo que confirma una clara tendencia al alza de la curva de incidencia.

Además, el boletín incluye 54 nuevos fallecimientos, con lo que las cifras totales para Francia alcanzan los 32.684 decesos y los 718.873 casos confirmados. También se han notificado 4.999 hospitalizaciones en los siete últimos días y 928 personas están en unidades de cuidados intensivos. Son 1.446 los brotes que están siendo seguidos por las autoridades y 70 los departamentos que están en situación de vulnerabilidad "alta o elevada".

Ocho ciudades en alerta máxima

Como consecuencia del agravamiento de las situación, el Gobierno francés ha decidido poner a ocho ciudades en alerta máxima. París, Marsella, Aix-en-Provence, la Isla de Guadalupe (Antillas) Lyon, Lille, Grenoble y Saint-Etienne sufrirán limitaciones para prevenir los contagios, mientras que en Toulouse y Montpellier podrían tomarse medidas en los próximos días si la situación no mejora. Además, el Gobierno ha establecido el cierre total de los bares y un protocolo reforzado en los restaurantes de todo el país galo.

Estas situaciones de alerta máxima se han llevado a cabo porque la tasa de incidencia acumulada en la última semana ha superado los 250 positivos por cada 100.000 habitantes em cada municipio. Además, el 30% de las camas de las UCIs están ocupadas y la tasa de positividad sigue aumentando, llegando al 10,4% del total de la población francesa.