CORONAVIRUS

Mascarillas caseras, ¿cuál es el material que más protege?

Los componentes de las bolsas de aspiradora son capaces de disminuir el riesgo de contagio hasta en un 83% según un estudio científico

Mascarilla Coronavirus casera covid
CRISTOBAL CASTRO EL PAÍS

Las mascarillas se han convertido, sin duda alguna, en un elemento más de nuestra vida diaria. Hay mascarillas para niños, mascarillas para mayores, mascarillas con determinados dibujos, de marcas, de colores, etc. De todo. Sin embargo, no hay que olvidar que el verdadero propósito de las mismas es la protección frente al coronavirus. Y en el caso de las caseras, no vale cualquier material.

Las más seguras, y las que recomienda la OMS, son las homologas, las quirúrgicas como las FFP2. Sin embargo, según Journal of Hospital Infection, un grupo de científicos (Science Alert), ha obtenido varios resultados sobre los materiales de mascarillas caseras que más protegen tras varios meses de investigaciones. Y el material ganador es el de las bolsas aspiradoras.

Tanto los componentes de las bolsas de la aspiradora como los filtros de aspiradora insertados dentro de una mascarilla de tela pueden llegar a reducir la probabilidad de contagiarse hasta en un 83%. Esto sucede cuando has estado hasta 30 segundos expuesto al virus. En el caso de que hayan sido más de 20 minutos en un ambiente muy contaminado, el porcentaje sería mucho menor, en un 58%. Los científicos que han participado en la investigación han concluido que podría ser un material suficiente para frenar los brotes y es casi tan bueno para filtrar los aerosoles como las mascarillas quirúrgicas.

Otras alternativas que pueden funcionar

Por un lado, tenemos los paños de cocina y las fundas de almohada. Pero, según el estudio, aquí hay matices importantes, porque los paños deben estar bien tejidos para ser verdaderamente efectivos y las fundas deben ser antimicrobianas, es decir, hechas de satén, seda o bambú en lugar de algodón estándar.

Además de estos dos casos, también podrían servir bufandas, bragas del cuello y camisetas de algodón, aunque claramente tienen una efectividad mucho menor. Tras 30 segundos de exposición, el descenso del riesgo es de un 44%, y pasados los 20 minutos expuestos, el riesgo baja aún más hasta un 24%.