CORONAVIRUS

Cataluña admite la trasmisión comunitaria: ¿qué es y cuáles son sus riesgos?

La OMS afirma que en las zonas con propagación comunitaria es más complicado realizar pruebas a todos los casos sospechosos y localizar a sus contactos.

Cataluña admite la trasmisión comunitaria: ¿qué es y cuáles son sus riesgos?
David Zorrakino Europa Press

El de Lleida es uno de los brotes activos más graves que sufre España actualmente. Se encuentra en su cuarto día de confinamiento con 140 casos nuevos de positivos por COVID-19. De hecho, La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, baraja la opción de alargar el confinamiento más allá de los 15 días si la situación no mejora.

Ante la gravedad de la situación, la Generalitat reconoció este lunes que hay “transmisión comunitaria” en Lleida desde principios de junio. Los trabajadores afectados por los focos de contagios en empresas hortofrutícolas o mataderos han contagiado a sus familias y estas, a la comunidad. “Ahora tenemos una doble tarea: la detección y el aislamiento de casos y el trabajo a nivel comunitario para reducir las probabilidades de contagio”, ha apuntado Pere Godoy, responsable del Servicio de Vigilancia Epidemiológica y Respuesta a Emergencias de Salud Pública en Lleida y Alto Pirineo y Aran.

Riesgos de la transmisión comunitaria

De acuerdo con el Ministerio de Sanidad, el término “transmisión comunitaria” hace referencia al contagio local entre personas que no hayan viajado a zonas de riesgo en el extranjero ni estado en contacto con individuos procedentes de dichos territorios. Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), afirman que "la propagación en la comunidad significa que las personas han sido infectadas por el virus en un área, incluidas algunas personas que no saben con certeza cómo ni dónde se infectaron".

Esta expansión descontrolada del virus conlleva muchas complicaciones, especialmente a la hora de detectar a las personas infectadas. El director general de la OMS, Tredos Adhanom, ya avisó al comienzo de la pandemia de que en las zonas con propagación comunitaria es “más difícil realizar pruebas a todos los casos sospechosos y localizar a sus contactos. Se deben adoptar medidas para prevenir la transmisión a nivel comunitario con el fin de limitar la epidemia a grupos manejables”.

De esta manera, el peligro para la población general es moderado, pero muy alto para las personas de riesgo porque la posibilidad de contagio es muy amplia si no se realizan las medidas de higiene y seguridad adecuadas.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, aseguró la pasada semana que la transmisión comunitaria descontrolada se estaba reduciendo. Pero las cifras de los últimos días no reflejan esta situación. En esta línea, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) anunció el pasado jueves que la mayoría de países europeos tienen aún transmisiones comunitarias.