Temas del día Más temas
Estás leyendo

El Barça debe estar callado: el árbitro les colocó en la final

CORAZÓN ATLÉTICO

Luis Aragonés, Simeone y la afición son las mejores señas de identidad de un equipo diferente. Este rincón pretende expresar los sentimientos de un club que sigue peleando por estar en la élite mundial.

Autor: Manolete

El Barça debe estar callado: el árbitro les colocó en la final

Todavía sigo mosqueado. Ante el Barça caímos de nuestra final de la Copa por una actuación lamentable del árbitro Gil Manzano que favoreció a los azulgranas y lo peor es que encima ahora Piqué o Luis Suárez se colocan el papel de víctimas. Vale ya de la doble moral y tienen que estar callados para el futuro en cuanto campañas contra sus intereses.

Nos sentimos orgullosos de esta eliminación. Estamos orgullosos de la imagen que dio nuestro Atlético y es una buena inyección de moral pensando en la hora de la verdad para asegurar la presencia en la Champions del próximo año y hasta seguir aspirando a la final de Cardiff. Conquistar Europa se ha convertido en la asignatura pendiente a la que no van a renunciar, aunque también es cierto que tenemos que mirarnos determinados errores.

Lamentable los errores rojiblancos en los lanzamientos de penalti. No es de cajón el enésimo fallo de Gameiro en el lanzamiento de penalti. Solamente tres aciertos de las ocho penas máximas que hemos tenido a lo largo de la presente campaña. Es algo que no se debe dejar pasar por alto para un equipo que siempre sale a luchar por lo máximo.

Griezmann debe hacer examen de conciencia. Tampoco me olvido de Griezmann. Sigue muy lejos de su mejor forma, y aunque dio la asistencia del gol y le anularon otro legal, lo cierto es que tiene muchas lagunas. Se codea con la élite gracias a su trabajo y a la calidad de su fútbol, pero esta campaña salvo detalles muy aislados está lejos de conseguir la regularidad necesaria para convertirle en la referencia que marque las diferencias y que necesitas el Cholismo. Tampoco Fernando Torres estuvo como ante el Leganés y lloraba recordando los tiempos del Kun, Forlán, Falcao y Diego Costa, en las que teníamos unos índices de efectividad que asustaban a cualquiera.

Saúl y Koke han devuelto la moral al cholismo pensando en la Champions. Saúl y Koke, en especial este último, estuvieron espléndidos y dejaron en evidencia las carencias de este Barcelona. Suyo fue el control y el dominio del partido y dejaron claro que tienen que ser para el futuro la pareja de mediocentros y que vale ya de tanta alternancia y cambio en esta zona. Nunca dejaron entrar en acción a sus rivales y siempre supieron dar el ritmo adecuado que necesita el equipo. Una pena al final que no nos podamos despedir de nuestro estadio celebrando la final de Copa, pero supongo que alguien no podrá dormir tranquilo por la escabechina que hicieron con las ilusiones rojiblancas. Ahora hay que centrarse en las próximas dos finales.


Celta y Leverkussen son tomadas como dos finales para el final de temporada. El domingo ante el Celta en la que está en juego seguir peleando por entrar en Champions la próxima campaña y que es fundamental para la tesorería. La afición está entregada a la causa y pese al frío y el clima inestable, ya que solamente quedan dos mil entradas por vender. Y, la semana siguiente llega el Leverkusen. Ya es el gran objetivo de esta campaña y la asignatura pendiente. Intentar llegar a la final de Cardiff que se ha negado en las finales de Lisboa y Milán. Materia prima hay como para poderse con cualquiera de los conjuntos importantes.