As de Espadas

as de espadas

as de espadas
torero con estoque

SORIA

La terna en hombros en el regreso de Fandiño

Iván Fandiño firmó una gran actuación en su reaparición. El Cid, buena faena ante el cuarto, que fue el mejor. Castella, a buen nivel en sus dos toros

Mundotoro

La terna en hombros en el regreso de Fandiño Ampliar
Los diestros (i-d) Sebastian Castella, Jesús Manuel "El Cid" e Ivan Fandiño han salido por la puerta grande de la plaza de toros de Soria, tras la corrida de la Feria Taurina de San Juan celebrada esta tarde en la capital castellano-leonesa. | Wifredo García

El Cid, Sebastián Castella e Iván Fandiño han salido en hombros del tradicional festejo del Domingo de Calderas en Soria. Protagonizaron un espectáculo de mucho interés, en el que también tuvo que ver el juego de la corrida de Zalduendo. El Cid cortó las dos orejas del cuarto tras una muy buena faena; Castella cortó una de cada uno de sus toros e Iván Fandiño, que reaparecía tras su percance de Madrid, firmó una importante actuación.

 

El Cid sorteó en primer lugar un toro con muy poca fuerza. El torero trató en todo momento de mantenerlo en pie y porfió con él, pero la faena no podía cobrar cuerpo. Fue silenciado. El cuarto amenazó con rajarse, pero se mantuvo y permitió a El Cid llevar a cabo una faena sobresaliente. Comenzó con cuatro estatuarios y siguió con una tanda de mucho empaque sobre la derecha. Después de eso, se echó la muleta a la izquierda y por ahí llegaron tandas de gran nivel, arrastrando los vuelos de la muleta. Muy enfibrado El Cid, que cortó las dos orejas.

Iván Fandiño volvió a los ruedos con un toro manejable, que tuvo fijeza. El de Orduña le dio metros y le planteó una faena de compás abierto y mano baja, sobre todo sobre la zurda. Faena de largo metraje en la que dejó claro que no ha venido a Soria a pasar la tarde. Tuvo mucho importancia lo que realizó frente al sexto, un toro reservón al que metió en la muleta a base de porfía y mano baja. Lo obligó, sobre todo sobre la mano derecha, arrastrando siempre las bambas y demostrando su raza de torero. Faena de vibración, que llegó mucho al tendido y en la que apenas se notó el paréntesis obligado. Gran actuación, que le valió una oreja a pesar de los tres descabellos.

Sebastián Castella cortó una oreja del segundo, un toro que tuvo un pitón derecho portable. El francés estuvo muy templado y consiguió los mejores momentos de su faena sobre ese lado, ya que por el izquierdo el toro protestaba. Tras estocada y descabello, cortó el trofeo. Frente al quinto de la tarde, volvió a mostrar mucha disposición, en una faena muy estética com un toro que tuvo movilidad. Toreó con firmeza y limpieza el francés, que cortó una oreja.

Estadísticas AS.com