Estás leyendo

49ers-Ravens: la previa

ZONA ROJA

Esta es una casa de locos por la NFL desde 2009.

Autor: Mariano Tovar

49ers-Ravens: la previa

Mariano Tovar


Es curiosa esta Super Bowl. Hay que remontarse bastante para encontrar una final que se le parezca. Sé que el viejo tópico del ‘duelo de quarterbacks’ que se suele vender cada año, no es del gusto de los más puristas, que lo consideran un recurso fácil para medios poco informados, pero no se puede negar que en las últimas ediciones nos hemos acostumbrado a que pasen por la Super Bowl casi todos los grandes nombres del momento en esa posición.

Playoff SB


Este partido no se presenta como un ‘duelo de quarterbacks’. Eso no descarta que pueda terminar siéndolo. Porque es un choque completamente imprevisible. Si me dicen que acaba 2-0 con un safety solitario, me lo creo. Tampoco me extrañaría que se convirtiera en un mano a mano de baja anotación entre Gore y Rice. Y nunca descartaría que Flacco empiece a conectar bombas y Kaepernick a liarla con sus carreras para que la noche termine convertida en un circo de fuegos artificiales con anotación de Pro Bowl.

Los Ravens eran a principio de temporada los máximos favoritos de la Americana para casi todos los analistas. Y quien no les ponía primeros, tampoco les bajaba del podio. Flacco llegaba convertido en factor tras su estupendo trabajo durante el final de la temporada 2011. La defensa seguía pareciendo dominante pese a la edad de algunas de sus figuras y en el resto de la Americana nadie parecía tener mejores argumentos. Luego llegaron las lesiones, la locura pasadora, las derrotas incómodas y la sensación de que Baltimore estaba jugando muy por debajo de sus posibilidades. No voy a insistir en el tema. Todos sabéis lo que sucedió. Cambio de coordinador ofensivo, regreso de lesionados, mejora generalizada del rendimiento, anuncios de Ray Lewis...

159798123


El secreto de estos Ravens es que nadie sabe cómo juegan ni dónde está su límite. Después de toda una temporada con el freno de mano echado, han metido la directa cuando de verdad importa, pero sin que nadie tenga demasiado claro cuales son sus auténticos poderes. ¿Son un equipo pasador? ¿Corredor? ¿Vive de las bombas o de pases entre líneas? ¿Su defensa es la dominante de las últimas semanas o la dubitativa del resto del año? Los números de temporada regular no valen. Son mentira. Si lo pensamos, en cada partido de postemporada sacaron armas diferentes, emplearon argumentos distintos, y supieron disfrazarse de lo que más perjudicaba a sus rivales y solucionar problemas importantes sobre la marcha.

Potencialmente, los Ravens son un equipo monstruoso, pero nadie tiene muy claro cual puede ser su auténtico rendimiento de un domingo a otro. Además, son casi un clon de los Niners. En un principio pensé hacer una comparación línea por línea de los dos equipos, pero lo descarté porque se parecen como dos gotas de agua. ¿Es mejor Gore que Rice? ¿Crabtree que Torrey Smith? ¿No son las dos OL tremendas? ¿Y las parejas de safeties? ¿Es más desequilibrante ahora mismo un front seven que otro? Las grandes diferencias están básicamente en el quarterback, pero tampoco sabría decir quién es mejor. Flacco en ‘modo playoff’ es una bestia y Kaepernick en ‘modo option’, más de lo mismo.

La defensa de San Francisco es muy disciplinada y obediente a las órdenes de la banda, mientras que la de los Ravens es más intuitiva y al hombre, como es tradición en el equipo. Muchos de sus jugadores priorizan sus instintos sobre las decisiones de unos coordinadores que les dan mucha libertad. Las dos fórmulas funcionan. Los Niners cambiaron de formación una y otra vez contra Atlanta en busca de soluciones y los Ravens, de un modo menos científico, supieron ir tapando todos los agujeros que abría Peyton Manning durante la ronda divisional.

2013-01-20T225116Z_01_ATL162_RTRMDNP_3_NFL-PLAYOFFS-NFC


El ataque de los Niners también ha evolucionado muchísimo desde el mes de septiembre. Empezaban la temporada en el grupo de favoritos de la Nacional con el único ‘pero’ de Alex Smith. Yo pensaba que con él como QB ni siquiera se clasificarían para postemporada. Y en los primeros partidos, pese a dominar con su defensa y un ataque muy seguro, daban la sensación de no tener pegada. Entonces llegó el milagro Kaepernick, la locura en la Bahía, y el equipo cambió radicalmente. La defensa dejó de ser el principal argumento. Es más, yo creo que durante la segunda mitad de la temporada esa defensa dominadora ha bajado muchísimo su rendimiento, perjudicada por las lesiones y por un ataque que consume mucho menos tiempo en sus drives. Los Niners son un monstruo camaleónico reinventado en tiempo récord por el cambio de una sola pieza.

Así que estamos en las mismas. ¿Veremos a los Niners de la defensa infranqueable o del ataque explosivo? ¿Confluirán todas las estrellas para que ataque y defensa jueguen un partido perfecto? Los 49ers, como los Ravens, son un equipo con mil caras, capaces de ganar sacando todo, o incluso sin enseñar casi nada. Porque hay un mandamiento común en los dos conjuntos: arriesgan lo justo y con cuentagotas.

Mientras escribo todo esto sigo rememorando viejas Super Bowls para encontrar alguna que se le parezca un poquito. Por mucho que bajo en la lista, no encuentro nada igual. Ni siquiera el Ravens-Giants de 2001 se le asemeja. Los de Baltimore de hoy son muy diferentes a los de entonces. Los Giants, que también vivían de su defensa, tenían a un Collins recuperado para la NFL después de sus problemas con la bebida, no a un jovencito descarado con ganas de comerse el mundo.

2013-01-29T214610Z_01_NEW904_RTRMDNP_3_NFL-SUPERBOWL


Habréis visto que en este blog no le hemos hecho demasiadas referencias al duelo de ‘Harbaughs’. En principio me importa un pimiento si los dos entrenadores son hermanos, amantes, blancos, negros o mediopensionistas. Lo único que sé es que ambos hicieron movimientos geniales, valientes y muy criticados, cuando cambiaron piezas clave en sus equipos (quarterback y coordinador ofensivo) a pesar de tener un récord ganador y la postemporada en la mano). Muy pocos entrenadores de la actual NFL se hubieran atrevido a algo así. A Jim no le he visto tomar ni una mala decisión en toda la temporada. Es un estratega genial, sabe ajustar a su equipo con una rapidez increíble y sobre la marcha, pero además nunca pierde el control de lo que sucede en el campo. Puede parecer que está descentrado mientras le chilla al árbitro de turno o salta dentro del campo indignado, pero todo es teatro controlado. No le veréis pedir una revisión a la ligera, un tiempo muerto a destiempo o perder el control del reloj. ¡Qué bestia! John también es un grandísimo entrenador, pero dudo que sea tan brillante.

También creo que entre dos hermanos suele haber mucha confianza. Es conocido que Peyton Manning daba consejos a su hermano Eli cuando éste se enfrentaba a equipos que él conocía mejor. Estoy seguro de que Jim y John han hablado en muchas ocasiones este año cuando uno tenía que enfrentarse a un rival que el otro tenía más estudiado, o simplemente cuando surgía un problema que no tenía muy claro como resolver. Los dos entrenadores han tenido dos semanas para analizar a un rival que, muy probablemente, ya conocían al dedillo solo por su parentesco. Será complicado que nadie sorprenda a nadie en esta partida de ajedrez.

2013-01-20T232449Z_01_ATL67_RTRMDNP_3_NFL-PLAYOFFS-NFC


Mi pronóstico: 49ers +0

Vuelvo a insistir en que este partido es imprevisible. Aquí no hay una fórmula mágica que anule al rival. Los dos equipos pueden ganar con el ataque o con la defensa, corriendo o pasando. Seguramente sea la final más difícil de pronosticar en mucho tiempo. Todo el mundo espera un partido igualado, sobre todo por las grandes semejanzas entre ambos equipos. Las casas de apuestas están siendo muy precavidas tanto para elegir ganador como número de puntos. Nada de lo que suceda podrá considerarse sorpresa. En un principio pensé poner Niners +3, sobre todo porque un +0 casi obligaría a Akers a anotar el field goal de la victoria, algo que no quieren ver ni en pintura los aficionados de San Francisco. Más allá del ganador, lo que todos queremos es presenciar un gran espectáculo. Y da igual que sea ofensivo o defensivo. El último partido del año es el recuerdo que tiene que quedar en la memoria durante la larga travesía anual por el desierto de la Offseason.

¡Que todos disfrutéis mucho de un gran partido!

mtovarnfl@yahoo.es / twitter: @mtovarnfl