Estás leyendo

Patriots-Ravens (Previa de la final de conferencia Americana)

ZONA ROJA

Esta es una casa de locos por la NFL desde 2009.

Autor: Mariano Tovar

Patriots-Ravens (Previa de la final de conferencia Americana)

Mariano Tovar


Y yo me pregunto ¿Quién dará la revancha a quién? Hace ahora un año, los Patriots ganaron a los Ravens la final de conferencia (23-20) después de un final rocambolesco con un drop inexplicable de Lee Evans y un field goal fallado por Billy Cundiff que los aficionados del equipo perdedor recordarán durante años (los dos protagonistas se fueron a la calle). El 23 de septiembre, en Baltimore, los Ravens se impusieron a los Patriots (31-30) gracias a un field goal de Tucker en la última jugada de un toma y daca espectacular.

152670519


Así que los dos equipos se tienen muchas ganas y quieren zanjar esta nueva rivalidad con una victoria clara, demoledora, que no deje opción a ningún debate posterior, ni permita justificaciones baratas.

2012-09-24T045644Z_01_BAL128_RTRMDNP_3_NFL


Creo que a estas alturas caben muy pocos análisis nuevos sobre la forma de jugar de los dos equipos. En las previas de la repesca y de la ronda divisional quedaron suficientemente retratados. A ellas me remito. Hoy prefiero centrarme en algunos pequeños detalles que quizá puedan marcar el desarrollo del partido.

El gran debate de la semana ha sido si el no huddle de los Patriots es juego sucio. Dani ya hizo referencia al asunto en el ‘Blue 42’ con los comentarios en twitter de Ayanbadejo, que fueron los que encendieron la mecha. La cuestión es que durante el partido de la ronda divisional, los Texans se vieron atropellados por la velocidad del ataque sin reunión de Tom Brady. Incluso en dos jugadas pegadas a la línea de gol propia fueron incapaces de formar antes de que el center rival pasara el balón a su QB. Eso fue calificado como algo innoble por el linebacker de los Ravens y ahora hay una auténtica guerra mundial dialéctica en Internet entre los que defienden una y otra postura.

2012-09-24T043709Z_01_BAL120_RTRMDNP_3_NFL

 
Yo creo que durante años hemos calificado a Peyton Manning como un jugador muy inteligente por cantar el snap cuando la defensa rival estaba cambiando jugadores, con lo que conseguía una penalización por 12 hombres en el campo o al menos pillarles descolocados. Los Patriots ni siquiera llegaron a ese punto. Se limitaron a moverse a una velocidad tan salvaje que incluso la realización de televisión tenía problemas para llegar a cada snap a tiempo. Creo que para conseguir jugar así en no huddle hace falta un nivel de entrenamiento, exigencia, compenetración y un volumen de trabajo que dicen mucho de la calidad del staff técnico y de los jugadores ofensivos de New England. Jugar así no es sencillo. Es más, creo que nunca lo había visto. Y no es una cuestión de picardía, como las penalizaciones que conseguía arrancar Peyton, sino de trabajo serio y sacrificado. Conseguir enlazar snaps seguidos a esa velocidad y con eficacia me parece prodigioso y no es un motivo para la crítica, sino de admiración. Pero, por otro lado, creo que la defensa de Baltimore es la más intuitiva de las que siguen en la carrera por el anillo. Sus jugadores son muy capaces de ajustarse en segundos sin ayuda de la banda, por experiencia y calidad. Por tanto, estoy convencido de que esa carga de caballería en no huddle no tendría tanto éxito contra los Ravens, que incluso podrían conseguir grandes jugadas por la precipitación.

Así que Ayanbadejo debería dejar de quejarse y demostrar que tiene calidad suficiente para sobreponerse a algo así. Que por esa regla de tres, intentar engañar con un play action, y no telegrafiar el pase que se va a lanzar, también es de cobardes. Que lo suyo es que la defensa juegue a placer robando balones, sacudiendo al QB y retornando intercepciones para touchdown. ¡Así cualquiera!

152664538


Otro de los debates recurrentes es el papel de Joe Flacco. En la previa de la temporada escribí que el QB de los Ravens ya estaba preparado para dar un paso adelante después de su magnífico final de temporada en 2011. Pero no me refería a lo que ha sucedido después, sino a que los Ravens no tendrían que ser tan ‘Ricedependientes’ con un Flacco eficaz en los pases de media y corta distancia. Nadie esperaba que no le hicieran dar un paso adelante, sino varios.

El sistema ofensivo de Cam Cameron dio un giro radical cuando Ray Rice comenzó a ocupar un papel muy secundario dentro de una ofensiva sorprendentemente vertical. Flacco se convirtió en el gran protagonista y las críticas no se hicieron esperar. Parecía que en su equipo querían que jugara en Baltimore como lo hacen Brady, Peyton o Brees en sus propios equipos y no parece que el jugador esté a esa altura pese a sus quejas por no ser incluido entre la élite. Lo cierto es que los Ravens ganaban, pero casi siempre muy apurados y con la sensación de que el nuevo sistema de juego más que beneficiarles les perjudicaba. El QB sufría intercepciones muy costosas por arriesgar demasiado y no se apoyaba en Ray Rice pese a que el corredor tenía mucho éxito cuando recibía el balón (muchas veces en pases desesperados de Flacco con la jugada rota).

152678972


Pero todo ha cambiado tras el despido de Cameron y la llegada de Jim Caldwell, que sin duda fracasó como entrenador principal en los Colts, pero está recuperando prestigio con su estupendo trabajo como coordinador ofensivo de los Ravens.

Caldwell no ha variado demasiado la filosofía de juego, Flacco sigue pasando casi tanto como antes. Quien sí ha ganado protagonismo es Ray Rice, que es usado con mucha más intención. Las 30 carreras contra Denver son su mayor número en esta temporada. Flacco sigue fracasando en los pases de media y corta distancia, pero de repente se ha convertido en letal con los lanzamientos largos que tan inconsistentes parecieron durante la temporada regular. Así que los Ravens se han convertido, casi de un día para otro, en un equipo peligroso por tierra y en lo profundo, y han trasladado al campo la analogía que siempre usamos para describir como son las plantillas desde que hay límite salarial. Tras la llegada de Caldwell, sus rivales tienen una manta muy corta en defensa y deben decidir si quieren pasar frío en la cabeza o en los pies, porque no pueden taparlo todo.

2012-09-24T043346Z_01_BAL121_RTRMDNP_3_NFL

 
¿Y cual es el secreto de la reciente transformación que ha convertido a Flacco en un pistolero vertical y ha recuperado el factor Rice? Sin lugar a dudas, la línea ofensiva. Le pedí a Manolo Arana que me enviara la clave del partido en dos palabras y este es el texto que me mandó:

AFC: A lo que yo estaría atento

La línea ofensiva de Baltimore es enorme y poderosa, especialmente los tackles, McKinney y Oher. Sus opciones pasan por ahí. Ninkovich no es un end al uso, está en todas, es rápido, pero ante semejante tamaño de los tackles va a ser difícil que pueda poner mucha presión. Si los Patriots se obsesionan con poner más personal para llegar a Flacco, Rice puede ser una pesadilla para New England.

Desde la llegada de Caldwell la línea ofensiva ha mejorado una barbaridad. Sabéis que en el blog suelo criticar a Oher, famoso por la película ‘The blind side’, que cuenta cómo pasó de las calles a la NFL. El jugador, convertido en celebridad, siempre me ha parecido sobrevalorado. Es increíble que tenga tanta movilidad con ese tamaño, su paso lateral es maravilloso, hace temblar el campo y en teoría amplía hasta el infinito su muro de contención, pero hasta ahora era eficaz durante muy pocos instantes. Un end perseverante conseguía sobrepasarle. En las últimas semanas eso ha cambiado. Hemos visto el mejor Oher desde que es profesional. Pero no solo él ha mejorado, el regreso de algunos lesionados y una nueva actitud han tenido consecuencias milagrosas. La OL de los Ravens ahora abre autopistas para la carrera y le deja un tiempo infinito a Flacco, que puede lanzar sus bombas letales sin presión, con lo que ha encontrado la precisión y potencia que le faltaron en temporada regular.

2012-09-24T045412Z_01_BAL124_RTRMDNP_3_NFL


Y ahora, mi valoración por líneas:

Entrenador: Patriots. Belichick quizá sea el mejor entrenador de la historia de la NFL. Nunca ha dejado de innovar y es el padre de muchas de las novedades tácticas que se han impuesto en los últimos años. Su único defecto llega en postemporada, cuando se vuelve muy conservador en partidos apretados. John Harbaugh quizá sea tan bueno como su hermano Jim, aunque su estilo, más pausado y cercano a los jugadores, no se esté valorando en su justa medida por la atracción mediática que provoca su hermano.

Quarterback: Patriots. Tom Brady es uno de los más grandes QBs de la historia de la NFL. Si gana la Super Bowl, y es elegido MVP del gran partido, alcanzará los números de Joe Montana, el gran mito de este deporte. Pocos jugadores son tan inteligentes y nadie hasta ahora ha puesto en marcha con éxito un juego ofensivo tan sofisticado. Flacco se ha convertido en un factor con sus pases largos, pero está varios escalones por debajo.

2012-09-24T021630Z_01_BAL101_RTRMDNP_3_NFL

 
Receptores: Ravens.
Torrey Smith (que ya fue el héroe en la victoria de los Ravens sobre New England en temporada regular, pocas horas después del fallecimiento de su hermano) y Anquan Boldin son potencialmente muy superiores a cualquier receptor de los Pats tras la lesión de Gronkowski. También es cierto que el TE lleva varias semanas lesionado y su baja no tendrá tanto impacto como en la última Super Bowl. Pese a todo, la nube de avispas de New England sigue provocando el pánico a pesar de los drops de Welker. Pitta será tan importante para Flacco como Hernandez para Brady.

Corredores: Ravens. Ray Rice está en la élite de la NFL y Bernard Pierce ha sido una de las sorpresas agradables de la temporada. Vonta Leach es el mejor fullback del momento de largo. Los Ravens tienen un ataque terrestre capaz de cargar con todo el peso del partido y ganarlo. Los Patriots han conseguido tener en el backfield su segunda nube de avispas, tan letal como la del grupo de receptores, y Ridley puede ser el corredor dominante que llevan años buscando.

Línea ofensiva: empate. Hace un mes hubiera preferido la de los Patriots, pero hoy ambas me parecen de lo mejor de la NFL (en realidad, los cuatro equipos clasificados tienen grandes líneas). Una vez más, serán decisivas para decidir el partido. Ambos equipos intentarán hundirlas.

152662254


Front seven: Patriots.
Sé que en este punto muchos no estaréis de acuerdo. Ngata, Suggs y Ray Lewis son tela marinera, pero Wilfork, Ninkovich y Jerod Mayo no se quedan atrás. Ambas líneas son brutales y capaces de hundir el ataque más poderoso, pero creo que el bloque de Boston es más regular, polifacético y completo.

Secundaria: Ravens. Ed Reed y Bernard Pollard son una pareja de safeties con la que soñaría casi cualquier equipo de la NFL. Sus cornerbacks son irregulares, pero los de los Patriots, pese al cambio radical tras la llegada de Talib, no son mejores.

Equipos especiales: Ravens. Tras la lesión de Edelman, los Patriots no tienen un retornador que pueda competir con Jacoby Jones. Y visto lo visto la semana pasada, ambos equipos deberán tener mucho cuidado con las devoluciones de patada. Gostkowski es una de las grandes piernas de la NFL, pero Tucker ha irrumpido como una de las estrellas de la nueva hornada de kickers. Koch (Ravens) me parece mejor punter que Mesko.

152658516


Ganador: Patriots +0

Los Ravens ya han demostrado que pueden entrar en un toma y daca e incluso remontar grandes diferencias en el marcador (a los Patriots se lo hicieron en septiembre). Los de Belichick, pese a sus últimos éxitos, no gestionan los finales de partido como antaño. El factor emotivo está del lado de Baltimore, pero el campo ayudará a New England. Sinceramente, creo que los Patriots son mejores globalmente y por eso les doy como ganadores, pero si no consiguen abrir distancias, y el partido llega igualado al último cuarto (sin importar si la anotación es alta o baja), los Ravens harán valer su momentum en un final cerrado.

mtovarnfl@yahoo.es / twitter: @mtovarnfl